Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La detención de 1.200 migrantes es “discriminatoria e ilegal”

Los manifestantes rompieron ventanas y pintaron los puestos del mercado de los inmigrantes con insignias nazis este fin de semana. © AFP / Getty Images

La detención y reclusión arbitrarias de más de 1.200 migrantes en una redada realizada ayer en un mercado de Moscú tras el asesinato de un hombre no es más que el último ejemplo de actuación policial desproporcionada y discriminatoria en Rusia, ha declarado Amnistía Internacional.

Un hombre azerbaiyano, que no fue identificado como consecuencia de la oleada de detenciones, ha sido nombrado hoy como sospechoso del asesinato, que desencadenó importantes disturbios contra los migrantes durante el fin de semana.

“La detención indiscriminada por la policía rusa de más de mil migrantes en la búsqueda de un presunto asesino fue profundamente discriminatoria y obviamente ilegal”, afirmó Denis Krivosheev, investigador sobre Rusia de Amnistía Internacional.

Es evidente que fue una demostración y que no tenía ningún motivo legal justificable. Las respuestas policiales de este tipo sólo hacen el juego a las actitudes xenófobas existentes y las avivan.”

Este fin de semana, una multitud airada se sublevó en el distrito moscovita de Biryulyovo por el apuñalamiento de Yegor Shcherbakov, de 25 años, después de que se informase de que el autor de la muerte podría ser de Asia Central o del Cáucaso.

Los alborotadores destrozaron ventanas de viviendas de migrantes, incendiaron sus comercios y pintaron símbolos nazis en sus puestos en el mercado.

Estos incidentes son cada vez más habituales en Moscú, pese a lo cual la policía hace caso omiso de la mayoría de los crímenes de odio.

Muchos migrantes han sido atacados en la calle por grupos parapoliciales de extrema derecha que les piden su documentación, mientras la respuesta de las autoridades es mínima.

La envergadura de la xenofobia en Moscú es tal que en las elecciones a alcalde del mes pasado, tanto el candidato progubernamental, Sergei Sobyanin, como su adversario, Alexei Navalny, tenían políticas contra los inmigrantes en el centro de sus campañas.

Algunos de los migrantes detenidos ayer ya han sido puestos en libertad, pero otros serán multados y sometidos a detención administrativa, y muchos más serán expulsados del país.

“Las autoridades rusas deben abordar el problema creciente del racismo en Rusia haciendo frente a los crímenes de odio contra grupos migrantes y frenando la retórica xenófoba que permea sus políticas y transmite un mensaje erróneo a la sociedad”, concluyó Denis Krivosheev.