Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El gobierno debe acabar con las detenciones y los actos intimidatorios contra civiles por hablar con extranjeros

Londres.- El gobierno de Sudán debe poner en libertad de inmediato y sin condiciones a todas las personas detenidas en Darfur simplemente por expresar su opinión sobre la situación en Darfur, ha declarado Amnistía Internacional hoy 10 de agosto de 2004.

 

Decenas de personas han sido detenidas desde finales de junio de 2004 en varias partes de Darfur por hablar con representantes de gobiernos extranjeros —como el secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, o el ministro de Asuntos Exteriores francés, Michel Barnier—, con miembros de la Comisión para el Alto el Fuego de la Unión Africana y con periodistas independientes, o por hablar públicamente sobre la crisis de Darfur.

 

“El gobierno sudanés debe garantizar que ninguna de las personas detenidas sufre torturas o malos tratos mientras permanece bajo custodia y que los ciudadanos sudaneses pueden hablar libremente sobre Darfur sin temor a sufrir represalias”, ha manifestado la organización.

 

Éstos son algunos de los últimos casos de intimidación y detención de civiles y personas desplazadas en varios lugares de Darfur:

 

En el Norte de Darfur

Al menos 47 personas fueron detenidas, según informes, entre el 26 de junio y el 3 de agosto por miembros del ejército o los servicios de seguridad sudaneses, la mayoría después de haberse entrevistado con miembros de delegaciones extranjeras. Entre ellos están:

 

Quince hombres del campo de Abu Shawq, próximo a Al Fasher, detenidos por agentes de la seguridad nacional tras la visita al campo del secretario de Estado estadounidense, Colin Powell, realizada el 30 de junio.

 

Cinco hombres del mismo campo detenidos el 27 de julio tras la visita del ministro de Asuntos Exteriores francés, Michel Barnier.

 

Seis hombres, entre ellos el alcalde (omda) de Abu Jereda, detenidos entre los días 15 y 17 de julio en Abu Jereda, pueblo próximo a Al Fasher, según parece después de haber hablado con miembros de la Comisión para el Alto el Fuego de la Unión Africana. Según la información recibida, otras dos personas, al parecer intendentes municipales de Kabkabiya, fueron aprehendidas por la milicia janjawid en Kabkabiya y continúan presuntamente en su poder; y varias personas más, entre ellas una mujer, fueron detenidas el 3 de agosto en Mellit, al parecer después de haber hablado con miembros de la citada comisión.

 

Según informes, los observadores de la Comisión para el Alto el Fuego de la Unión Africana han solicitado permiso para visitar a los detenidos pero no lo han conseguido.

 

En el Sur de Darfur

Abazer Ahmad Abu al-Bashir, abogado de derechos humanos, fue detenido el 24 de julio en la ciudad de Nyala por agentes del Departamento de Información y Seguridad Nacional tras haber entregado al gobernador del estado de Darfur Meridional una petición respaldada por los dirigentes de diversos grupos étnicos para que termine el conflicto. Todavía no se han formulado cargos en su contra, pero tiene acceso a un abogado.

 

Buthayna Mohamed Ahmed pertenece al Sindicato de Mujeres de Sudán; fue detenida por agentes de la seguridad nacional el 29 de julio y permanece recluida en régimen de incomunicación en la prisión de Nyala, al parecer por estar llevando a cabo actividades en favor de la paz y el desarme de la milicia janjawid.

 

En el Oeste de Darfur

Cuatro dirigentes del grupo étnico masalit fueron detenidos, según informes, el 17 de julio en el campo de Ardamata, en las inmediaciones de Al Jeneina, por advertir a los desplazados de sus comunidades que no regresaran hasta que pudieran hacerlo en condiciones de seguridad, y asimismo por hablar con “extranjeros”. El 3 de agosto los cuatro quedaron en libertad.

 

Tras una conferencia de la Liga Árabe sobre Darfur celebrada el 9 de agosto, el gobierno de Sudán prometió una vez más que habría avances en materia de derechos humanos. Amnistía Internacional ha pedido al gobierno que acabe con la detención de todo el que denuncia los abusos que se están cometiendo en Darfur.

 

Hoy es más importante que nunca el acceso a la región y poder realizar un seguimiento e informar sobre la situación de los derechos humanos en Darfur. Amnistía Internacional ha solicitado que se permita el acceso inmediato y sin trabas de abogados, observadores del alto el fuego, observadores de derechos humanos, trabajadores humanitarios y periodistas a todos los habitantes y todo el territorio de Darfur, incluidos los centros de detención.

 

Cómo puedes ayudar