Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Egipto: Centenares de condenas de cadena perpetua en una “farsa” de juicio

Los activistas egipcios Ahmed Douma (dcha) y Ahmed Maher, fundadores del movimiento juvenil 6 de abril que promovió las protestas contra el presidente Hosni Mubarak, durante su jucio en El Cairo en julio de 2014. © HASSAN MOHAMED/AFP/Getty Images.

Amnistía Internacional ha calificado de “farsa” la sentencia de cadena perpetua dictada hoy en Egipto contra el destacado activista Ahmed Douma y centenares de personas más tras un juicio injusto.

El Tribunal Penal de El Cairo ha condenado hoy a Ahmed Douma a prisión permanente por un máximo de 25 años tras declararlo culpable de participar en la violencia desatada durante las protestas de diciembre de 2011 y le ha impuesto también una multa de 17 millones de libras egipcias (2,2 millones de dólares estadounidenses).

El fiscal había acusado al activista de atacar edificios oficiales y a las fuerzas de seguridad y de incendiar el Instituto Científico Egipcio durante las manifestaciones multitudinarias contra el gobierno militar.  

El Tribunal ha impuesto también penas de 25 años a otros 229 acusados y de 10 años a 39 menores de edad, por los mismos cargos, según información de abogados de derechos humanos y de medios de comunicación estatales.

Un delegado de Amnistía Internacional que asistió como observador a algunas de las sesiones judiciales documentó diversas violaciones del derecho a un juicio justo.

Los abogados defensores de Ahmed Douma se retiraron de la causa en noviembre, tras negárseles el acceso a pruebas clave e imputar el presidente del tribunal a los acusados el delito de quemar bienes públicos y atacar a las fuerzas de seguridad.

Además, el juez remitió a miembros del equipo de defensa de Ahmed Douma a la fiscalía, acusándolos de desacato al tribunal por haber protestado por sus decisiones.

Según el delegado de Amnistía Internacional, los testigos de cargo no recordaban muchos detalles de los incidentes sobre los que se les pidió testificar. Los fiscales no determinaron la responsabilidad individual de la violencia.

En diciembre, el presidente del tribunal ordenó el encarcelamiento de Ahmed Douma por tres años y le impuso 10.000 libras egipcias (1.310 dólares estadounidenses) de multa por desacato al tribunal. El activista había preguntado al juez por una cuenta de Facebook abierta a su nombre.

A juzgar por un vídeo de la sesión judicial grabado hoy,  el juez ha amenazado con imponer tres años más de condena a Ahmed Douma por haber aplaudido sarcásticamente la sentencia.  

Toda persona condenada simplemente por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica debe ser puesta en libertad de inmediato, ha manifestado Amnistía Internacional.  

Las demás deben ser juzgadas de nuevo y con garantías ante un tribunal civil, sin que puedan ser condenadas muerte. Las que tuvieran menos de 18 años en el momento del presunto delito, deben ser juzgadas de acuerdo con las normas de justicia de menores.  

Amnistía Internacional ha pedido también que se anule la sentencia dictada contra Ahmed Douma por desacato al tribunal por considerar que no hizo más que ejercer su derecho a la libertad de expresión y que no debe ser encarcelado por manifestar su preocupación por la falta de garantías en su juicio.


Información complementaria

En los últimos meses, la fiscalía ha presentado formalmente cargos contra centenares de personas por presunta violencia ejercida durante manifestaciones. Entre los acusados hay partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsi, izquierdistas y otros activistas.

En muchos casos que Amnistía Internacional ha documentado, el fiscal no ha determinado la responsabilidad penal individual de los acusados y se ha basado exclusivamente en informes y testigos de las fuerzas de seguridad.

El mismo juez que ha condenado hoy a cadena perpetua a Ahmed Douma impuso ayer 183 condenas de muerte en otro juicio masivo. Asimismo, en junio de 2014 encarceló a tres periodistas de Al Yazira acusados de “difundir noticias falsas” y de complicidad con el movimiento prohibido Hermandad Musulmana.

En diciembre de 2011, el ejército y las fuerzas de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza para dispersar manifestaciones contra el gobierno militar en los alrededores de las oficinas de la presidencia del gobierno, en el centro de El Cairo, causando la muerte de al menos 17 personas. La fiscalía egipcia llevó a cabo investigaciones, pero no atribuyó responsabilidad alguna por la mortal represión a ningún miembro de las fuerzas de seguridad. En cambio, ordenó juzgar a centenares de manifestantes.

Ahmed Douma cumple ya una condena de tres años que le fue impuesta en diciembre de 2013 por haber participado en una “manifestación no autorizada” en noviembre de ese año. Fue uno de los primeros activistas encarcelados en aplicación de la Ley de Manifestaciones egipcia.

Fue a prisión junto con los activistas Ahmed Maher y Mohamed Adel, líderes del “Movimiento de la Juventud del 6 de Abril”, que contribuyó a las movilizaciones conducentes a las protestas que derrocaron a Hosni Mubarak en febrero de 2011. La máxima instancia judicial de Egipto confirmó sus sentencias el mes pasado.

La salud de Ahmed Douma se deterioró gravemente cuando se declaró en huelga de hambre el año pasado como protesta por su encarcelamiento, ha anunciado su familia.