Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Deben retirarse las acusaciones de homosexualidad contra seis hombres y garantizarse su seguridad

Londres.- Las autoridades marroquíes deben poner en libertad de inmediato a las personas declaradas culpables únicamente por su presunta orientación sexual y anular las disposiciones legales que penalizan la homosexualidad, ha declarado Amnistía Internacional después de que el pasado martes un tribunal de apelación confirmase las declaraciones de culpabilidad por "homosexualidad" dictadas contra seis hombres.

Además, las autoridades deben garantizar la seguridad de estos hombres, tanto en prisión como tras ser puestos en libertad, dada la denigración de que fueron objeto antes de su detención.

Una sentencia anunciada ayer por un tribunal de apelación confirmó las declaraciones de culpabilidad, aunque redujo algunas de las penas impuestas.

“Amnistía Internacional considera que las personas encarceladas únicamente por su orientación sexual, sea presunta o real, son presos de conciencia, y deben ser puestas en libertad inmediata e incondicional", ha declarado Philip Luther, director adjunto del Programa de Oriente Medio y Norte de África de Amnistía Internacional.

Los seis hombres fueron declarados culpables de "practicar la homosexualidad", en un juicio celebrado el 10 de diciembre de 2007 en la ciudad de Ksar El Kebir. Uno de ellos, declarado culpable también de vender alcohol ilegalmente, fue condenado a diez meses de prisión, otros tres a seis meses y los dos restantes a cuatro meses. Todos ellos habían sido detenidos a finales de noviembre, después de que se denunciara públicamente que una fiesta privada que habían celebrado era un "matrimonio gay”.

Los seis hombres fueron juzgados en aplicación del artículo 489 del Código Penal marroquí, que penaliza los "actos lascivos o antinaturales con personas del mismo sexo".

Las leyes que penalizan las relaciones que mantienen adultos del mismo sexo de forma consentida vulneran las normas internacionales de derechos humanos, entre ellas las que garantizan los derechos a la vida privada, a no ser discriminado y a la libertad de expresión y de conciencia.

"La polémica pública que ha desencadenado este caso en Marruecos exige una revisión urgente de las leyes discriminatorias del país que penalizan la homosexualidad –declaró Philip Luther–. Instamos al gobierno marroquí a que retire los cargos que son contrarios a las obligaciones contraídas por Marruecos en aplicación del derecho internacional de derechos humanos.”   

Información complementaria
Un vídeo de la fiesta, que se difundió en Marruecos y en Internet, desencadenó la petición de que los hombres fueran castigados, así como airadas manifestaciones en Ksar el Kebir. Al parecer, el vídeo, que se exhibió en el juicio, no muestra las relaciones con personas del mismo sexo de las que fueron acusados los hombres.

Antes del juicio en apelación, miembros de Amnistía Internacional de todo el mundo habían pedido a las autoridades marroquíes que retiraran los cargos de homosexualidad formulados contra los hombres y que modificaran la legislación para que fuera conforme a las normas internacionales de derechos humanos.