Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional recoge firmas en www.actuaconamnistia.org porque los condenados continúan en riesgo de ejecución inminente

Debe conmutarse definitivamente la condena a muerte de siete hombres

El Rey de Arabia Saudí en una foto perteneciente al archivo del Gobierno Federal de Estados Unidos

Madrid.- Amnistía Internacional ha lanzado una ciberacción dirigida a la Embajada de Arabia Saudí en España a través de su plataforma www.actuaconamnistia.org  para frenar la ejecución de siete saudíes, inicialmente prevista para el pasado martes 5 de marzo y pospuesta para la semana que viene. La presión pública puede ser un elemento importante para que esta grave de violación de los derechos humanos no se lleve a cabo.

Uno de ellos, Sarhan bin Ahmed bin Abdullah Al Mashayekh, fue condenado a muerte seguida de crucifixión, y los otros seis, Sa’id bin Hassan bin Ahmed al-‘Amri, Ali bin Muhammad bin Hazam al-Shihri, Nasser bin Sa’id bin Sa’ad al-Qahtani, Sa’id bin Nasser bin Muhammad al-Shahrani, Abdul Aziz bin Saleh bin Muhammad al-‘Amri y Ali bin Hadi bin Sa’id al-Qahtani, a muerte por fusilamiento. Dos de ellos podrían haber sido menores de edad en el momento del presunto delito.

Durante el juicio al que fueron sometidos, no tuvieron asistencia letrada y se les negó el derecho de apelar la sentencia.

Dadas las buenas relaciones económicas y diplomáticas entre España y Arabia Saudí, Amnistía Internacional le ha reiterado al Gobierno español la importancia de que, tanto a nivel bilateral como de la Unión Europea, se adopten todas las medidas a su alcance para intentar frenar de inmediato estas ejecuciones. Esta petición está apoyada en el compromiso contra la pena de muerte adoptado por las autoridades españolas en múltiples ocasiones.

En relación con las autoridades saudíes, Amnistía Internacional no ha recibido comunicación alguna, más allá de saber que las ejecuciones tendrían lugar la semana próxima. Los siete condenados, por tanto, siguen en riesgo inminente de ejecución.

La pena de muerte en Arabia Saudí
Arabia Saudí cuenta con uno de los índices de ejecuciones más altos del mundo. En lo que llevamos de año el ritmo de ejecuciones es de casi dos por semana.

Al menos 17 personas han sido ejecutadas en 2013: 8 por delitos relacionados con las drogas y 8 personas con ciudadanía extranjera, entre ellas Rizana Nafeek, empleada doméstica srilankesa que no tenía más que 17 años en el momento de su presunto delito.

En 2011 fueron ejecutadas al menos 82 personas, y en 2012 la cifra fue similar: más del triple de la cifra de 2010, año en que se ejecutó al menos a 27 personas.

Arabia Saudí aplica la pena de muerte para una amplia diversidad de delitos, entre ellos delitos de drogas, apostasía, brujería y hechicería.

La ejecución suele llevarse a cabo por decapitación, a menudo en público. El cadáver, en algunos casos, se “crucifica”: el torso, junto con la cabeza separada, en caso de decapitación, se ata a un poste en una plaza pública, para que sirva de escarmiento.

La pena de muerte es una violación de un derecho humano fundamental, el derecho a la vida, y es el exponente máximo de pena cruel, inhumana y degradante, adopte la forma que adopte. Amnistía Internacional se opone a su aplicación en todas las circunstancias.