Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Bielorrusia lleva a cabo dos ejecuciones

Celdas de presos condenados a muerte, en el centro de prisión preventiva (SIZO) de Minsk, Bielorrusia. © Legal initiative

Londres.- Amnistía Internacional ha pedido al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, que declare una suspensión inmediata de la aplicación de la pena de muerte tras conocerse la noticia de que dos hombres fueron ejecutados al final de la semana pasada.

Andrei Zhuk y Vasily Yuzepchuk habían sido condenados a muerte en 2009 por crímenes distintos pero compartían celda en el pabellón de los condenados a muerte en la capital, Minsk. La madre de Andrei Zhuk contó a Amnistía Internacional que el personal de la prisión le había informado el lunes de que ambos habían sido fusilados.

“La pena de muerte es la máxima expresión de castigo cruel e inhumano. Vulnera el derecho a la vida y debe ser abolida” afirmó Halya Gowan, directora del Programa Regional de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central.

“En 2009 no hubo informes sobre ejecuciones en Bielorrusia y, por primera vez desde que Amnistía Internacional empezó a documentar las cifras, ese año Europa fue una zona libre de ejecuciones. Resulta muy decepcionante que las autoridades bielorrusas hayan dado este paso en contra de la corriente de opinión mundial favorable a la abolición de la pena de muerte.”

La madre de Andrei Zhuk intentó entregar un paquete de alimentos la mañana del viernes 19 de marzo, pero se lo devolvieron y le dijeron que ambos hombres “habían sido trasladados” y que ya no debía acudir en busca de su hijo nunca más, aunque debía esperar a recibir la notificación del tribunal.

El padre de Andrei, al conocer la noticia de la ejecución, sufrió un ataque al corazón y tuvo que ser hospitalizado el lunes.

“Andrei Zhuk y Vasily Yuzepchuk fueron ejecutados sin que se les concediera un último encuentro con sus familiares. Las autoridades deben entregar los cuerpos y las pertenencias a los familiares si éstos desean recibirlos. Si se niegan a entregar los cadáveres, al menos deben informar a las familias dónde están enterrados sus seres queridos” afirmó Halya Gowan.

Vasily Yuzepchuk fue condenado a muerte el 29 de junio de 2009 por el asesinato de seis mujeres de avanzada edad tras una investigación y un juicio que, en opinión de su abogado, adolecieron de graves defectos; el letrado afirma que Vasily Yuzepchuk fue golpeado para que confesara.

Andrei Zhuk fue condenado a muerte el 22 de julio de 2009 por asalto a mano armada y por los asesinatos de un hombre y una mujer en febrero de 2009. Su abogado ha expresado diversos motivos de preocupación en relación con infracciones de procedimiento durante el interrogatorio inicial de Andrei.  
 
Ambos apelaron contra sus sentencias y ambos recursos fueron desestimados. Los dos habían solicitado el indulto pero, según la información recibida por Amnistía Internacional, la decisión del presidente sobre el indulto se comunica a los presos minutos antes de la hora prevista para su ejecución.

En octubre de 2009, el Comité de Derechos Humanos de la ONU aceptó ambos casos y pidió al gobierno de Bielorrusia que no ejecutara a los hombres hasta que el Comité hubiera examinado sus casos.

Las condenas a muerte contra Andrei Zhuk y Vasily Yuzepchuk se dictaron poco después de que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa votara a favor de restituir al Parlamento de Bielorrusia la condición de invitado especial si Bielorrusia declaraba una moratoria sobre el uso de la pena de muerte.

Cómo puedes ayudar