Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Autoridades deben levantar restricciones para el Foro Mundial de Derechos Humanos

Los organizadores con el ministro Abdelaâdim El Guerrouj y Driss Yazami, presidente del Consejo Nacional de Derechos Humanos

Las restricciones impuestas por las autoridades marroquíes a las organizaciones de derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, continúan incesantes pese a la próxima celebración del Foro Mundial de Derechos Humanos, organizado en Marrakech del 27 al 30 de noviembre.

En los últimos meses, y por primera vez desde 1993, las autoridades marroquíes han tratado de imponer limitaciones a las actividades de derechos humanos de Amnistía Internacional en el país.

  • En septiembre de 2014, las autoridades prohibieron el campamento juvenil anual de Amnistía Internacional en Bouznika, cerca de la capital, Rabat, pese a que la organización había cumplido todos los requisitos de notificación.
  • En octubre de 2014, las autoridades negaron la entrada a Marruecos a una delegación de Amnistía Internacional que pretendía documentar la situación de las personas migrantes y refugiadas.
  • En noviembre de 2014, se canceló una visita de investigación de la organización después de que las autoridades pidieran la celebración de reuniones previas en Rabat para acordar los parámetros del viaje.

 

Ocho grupos marroquíes, entre ellos grupos destacados como la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, han decidido no asistir al Foro Mundial de Derechos Humanos en protesta por las crecientes restricciones impuestas por las autoridades a sus actividades. Entre los motivos expuestos por ocho grupos saharauis que también han cancelado su asistencia al evento se encuentran las constantes restricciones a la libertad de asociación en el Sáhara Occidental.

“La represión de las actividades de los grupos locales de derechos humanos y los obstáculos al acceso de Amnistía Internacional al país no son sólo una manera muy torpe por parte de Marruecos de preparar su papel de anfitrión del Foro Mundial de Derechos Humanos”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Son también una inquietante señal de que las libertades civiles están amenazadas en el país. Los intentos de las autoridades marroquíes de intensificar los controles a quienes critican el historial de derechos humanos del país sólo sirven para despertar la sospecha de que tienen algo que ocultar.”

Para más información sobre los obstáculos y las recientes restricciones a los grupos de derechos humanos, véase la declaración pública de Amnistía Internacional: Morocco/Western Sahara: Lift restrictions on associations.