Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional manifiesta preocupación por el uso de pistolas Taser en Florida

Londres.- Amnistía Internacional expresa su profunda inquietud por unas imágenes de vídeo en las que se ve a la policía utilizando una pistola Taser contra un estudiante durante una conferencia impartida el 17 de septiembre de 2007, por el senador estadounidense John Kerry en la Universidad de Florida.

Las secuencias muestran cómo la policía se lleva de la sala a Andrew Meyer, de 21 años, después de que éste siguiese formulando preguntas al senador cuando ya había terminado su turno. Se resistió a que los agentes lo expulsaran, por lo que, a pesar de que ya tenía un brazo esposado, la policía le aplicó una descarga eléctrica cuando yacía en el suelo.

La organización considera que el uso de armas Taser contra individuos que protestan de forma no violenta y que no suponen un riesgo para sí mismos ni para otras personas constituye un trato cruel, inhumano y degradante. Las normas internacionales sobre el uso de la fuerza estipulan que los agentes deben aplicar la fuerza mínima estrictamente necesaria para alcanzar un objetivo legítimo y que todo uso de la fuerza deberá ser proporcional a la amenaza y estar concebida para evitar lesiones o sufrimiento injustificados.

Amnistía Internacional ha expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el uso de armas Taser en Estados Unidos en procedimientos habituales para hacer cumplir la ley, y ha advertido que en algunos casos estas armas son el primer recurso. Las armas de electrochoque, mediante las cuales se puede infligir un fuerte dolor con sólo pulsar un botón, se prestan a usos indebidos. También se han elevado voces de preocupación por la seguridad de tales dispositivos y por las muertes que han ocurrido tras el uso de armas Taser. Amnistía Internacional ha pedido a los departamentos de policía que suspendan el uso de estas armas o que lo limiten a situaciones en las que existe un riesgo de muerte o lesión grave y en las que la única alternativa a las pistolas Taser sea utilizar armas de fuego.

Información complementaria
Las pistolas Taser son armas de electrochoque que se empuñan y disparan dos dardos que provocan la incapacitación instantánea al administrar una descarga eléctrica de 50.000 voltios durante 5 segundos. Estos dispositivos también se pueden aplicar a bocajarro, como armas paralizantes “de contacto”.