Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional lamenta el rechazo de las autoridades de algunas de las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Amnistía Internacional acoge con satisfacción el apoyo expresado por Túnez a numerosas e importantes recomendaciones, como las relativas a la defensa de la libertad de expresión, el fortalecimiento de los mecanismos de justicia transicional, y la aplicación de medidas para combatir la impunidad. Amnistía Internacional insta al gobierno a que adopte de inmediato medidas para poner en práctica estas recomendaciones.


No obstante, Amnistía Internacional lamenta que Túnez haya rechazado la recomendación de despenalizar la difamación (doc. ONU A/HRC/21/5, párr. 117.3, recomendación de la República Checa), ya que entra en total contradicción con su compromiso de defender la libertad de expresión. Amnistía Internacional considera motivo de gran preocupación el hecho de que se siga utilizando legislación represiva, adoptada durante la época de Ben Alí, para criminalizar el derecho a la libertad de expresión, especialmente el uso reiterado de los artículos 121 y 266 del Código Penal, que establecen penas por los cargos de “profanación de valores sagrados” y “alteración de la moral y el orden público”. Amnistía Internacional también considera preocupante el anteproyecto de ley que criminaliza la difamación de la religión presentado a la Asamblea Nacional Constituyente en agosto de 2012, e insta firmemente a que no se apruebe.


Amnistía Internacional también considera decepcionante que Túnez haya rechazado las recomendaciones de despenalizar las relaciones entre personas del mismo sexo (doc. ONU A/HRC/21/5, párr. 117.1 y 117.2, recomendaciones de España y Austria), ya que ello socava el compromiso de Túnez con la no discriminación. Los artículos vigentes del Código Penal que criminalizan las relaciones consentidas entre personas adultas del mismo sexo impiden el disfrute de los derechos humanos para todas las personas en igualdad de condiciones. Amnistía Internacional insta al gobierno a que elimine la discriminación basada en la orientación sexual y derogue las leyes que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo.


Amnistía Internacional lamenta profundamente que Túnez haya rechazado las recomendaciones de eliminar la discriminación de las mujeres en la ley y en la práctica, e insta al gobierno a que las vuelva a tener en cuenta (A/HRC/21/5, párr. 116.1-116.4, y A/HRC/21/5/Add.1). La persistente discriminación de las mujeres en la ley y en la práctica les niega el pleno disfrute de sus derechos básicos. El Código sobre la Condición Personal incluye disposiciones que discriminan a las mujeres en los ámbitos de la herencia y la custodia de los hijos. El texto del proyecto de Constitución, redactado de forma ambigua, se refiere a las mujeres como “parejas” con funciones complementarias en la familia, y no en plena igualdad de condiciones, lo que suscita preocupación en torno al compromiso real de Túnez con la plena igualdad y la no discriminación.


Por último, Amnistía Internacional lamenta profundamente que Túnez haya rechazado las recomendaciones de eliminar la pena de muerte (A/HRC/21/5, párr. 116.6-116-11, y A/HRC/21/5/Add.1). Aunque en Túnez existe una moratoria de facto de las ejecuciones desde 1991, y en enero de 2012 se conmutaron 122 condenas a muerte por cadena perpetua, el Código Penal sigue estableciendo la pena de muerte para 21 delitos, incluidos algunos sin consecuencias mortales. Además, Amnistía Internacional ha recibido informes de que al menos una persona ha sido condenada a muerte en 2012.


Información complementaria


El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el resultado del examen periódico universal de Túnez el 19 de septiembre de 2012, en su 21 periodo de sesiones. Antes de la aprobación del resultado del examen, Amnistía Internacional presentó la declaración oral mencionada supra. Previamente, Amnistía Internacional había remitido información sobre la situación de los derechos humanos en Túnez.