Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

10 de diciembre: día internacional de los Derechos Humanos

Amnistía Internacional denuncia que la falta de un "liderazgo con principios" ensombrece el panorama global de Derechos Humanos

Madrid.- En el Día Internacional de los Derechos Humanos, la Secretaria General de la organización, Irene Khan, ha reclamado a gobiernos, organizaciones internacionales, nacionales y locales, a empresas y a representantes de la sociedad civil la necesidad de un “liderazgo con principios” basado en las normas internacionales de Derechos Humanos, para hacer frente a la situación que se vive en muchos lugares del mundo.

“Cuando los líderes mundiales adoptaron el 10 de diciembre de 1948 la Declaración de Derechos Humanos, mostraron verdadero liderazgo.

 

Lamentablemente, los líderes de hoy no tienen tan buen currículo. Los acontecimientos de los últimos años en el ámbito mundial nos alertan de que se ha extendido un liderazgo sin principios en cuya agenda no tienen cabida los derechos humanos. Cuando se trata de dar cuenta de cómo defienden los líderes mundiales los derechos de las personas, la distancia entre lo dicho y lo hecho es demasiado grande”, ha dicho Irene Khan.

 

Tendencias en Derechos Humanos hoy
En un informe hecho público hoy, “Tendencias y preocupaciones globales hoy”, AI resume las tendencias y preocupaciones globales que ensombrecen el panorama de los Derechos Humanos y que no aparecen con la prioridad necesaria en las agendas de los líderes mundiales.

 

El ataque frontal a los Derechos Humanos en la “Guerra contra el Terror”: Durante los últimos cinco años, Amnistía Internacional ha denunciado cómo en esta “guerra”, liderada por Estados Unidos, se han socavado gravemente los derechos humanos en nombre de la seguridad. Los aspectos más preocupantes son:

 

- El uso reconocido de la tortura, práctica prohibida desde hacía tiempo por la comunidad de naciones. El presidente de Estados Unidos, George Bush, reconoció el pasado septiembre la existencia de una red de centros secretos de detención, donde se ha hecho desaparecer a un número indeterminado de personas, secuestradas en diferentes países y trasladados en vuelos secretos de la CIA, de los que al menos 1.200 han hecho escala en territorio europeo. Unas 70.000 personas han sido detenidas por Estados Unidos fuera de su territorio desde finales de 2001. Sólo en Guantánamo siguen detenidas unas 400 personas en condiciones que pueden constituir trato cruel, inhumano y degradante, y sin posibilidad de acceder a una justicia imparcial. También en Estados Unidos, se ha aprobado una Ley sobre Comisiones Militares, que legaliza el uso de la tortura en sospechosos de terrorismo.

 

- El incremento en el recorte de libertades civiles por parte de algunos gobiernos. Entre ellas, por ejemplo, la libertad de expresión. Internet está sirviendo, con la complicidad de algunas empresas y con la excusa de la “seguridad”, para controlar y censurar la información.

 

- El importante aumento en gastos militares, lo que aleja cualquier posibilidad de erradicar la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Se estima que a final de 2006 el gasto militar global anual será 15 veces superior al gasto en ayuda humanitaria. Se demuestra que la retórica política supera el compromiso real de actuar, mientras millones de personas siguen sin derecho a alimentos, agua potable, vivienda, educación o medicinas.

 

- Los ataques cada vez más generalizados contra la población civil en los conflictos bélicos: A pesar de que ha habido una reducción en el número de conflictos armados, la población civil es la principal afectada.

Sólo en Sudán, más de 200.000 personas han muerto a causa del conflicto, que dura ya más de 3 años. 1,8 millones se han convertido en desplazados internos, y alrededor de 200.000 se han convertido en refugiadas. Sólo entre los refugiados en Chad, 75.000 personas han sido asesinadas por los grupos armados de los que huyeron.


En Israel, Líbano y los Territorios Ocupados se sigue viviendo un espiral de abusos y violaciones del derecho humanitario internacional.  Israel continúa con los “asesinatos selectivos”, que están acabando también con la vida de civiles palestinos. Y los grupos armados palestinos siguen lanzando cohetes Qassam sobre territorio israelí, produciendo muertos y heridos entre los civiles. Además, el conflicto entre Israel y Hezbolá, en el Líbano, donde cientos de civiles murieron sin que se hayan investigado los hechos, ha añadido complejidad e inseguridad en la zona.


Destaca igualmente la incapacidad de reducir, pese a las prohibiciones internacionales sobre el uso de menores soldados, la cifra de 300.000 menores en activo en conflictos armados. Muchos gobiernos y grupos armados siguen utilizando con total impunidad a menores de edad pese a su prohibición absoluta en el derecho internacional.

 

La violencia contra las mujeres sigue siendo la violación de los derechos humanos más extendida y más impune en todo el mundo, y es la causa directa de la muerte de miles de mujeres cada año.

 

1 de cada 3 mujeres sufre algún tipo de violencia en algún momento de su vida. Las mujeres de todo el mundo tienen mayor probabilidad de ser lastimadas, violadas o asesinadas por su compañero actual o anterior que por cualquier otra persona.


La violencia de género cometida en el ámbito familiar es la más habitual y normalmente la más impune. Mujeres de todos los países, de todas las religiones, culturas y condición social sufren violencia a manos de sus parejas o ex parejas. En Francia, una mujer muere cada cuatro días por las palizas de su compañero. En Guatemala, más de 2.200 mujeres han sido asesinadas brutalmente desde 2001.

 


Otras preocupaciones globales de derechos humanos
Más allá de estas tendencias, Amnistía Internacional ha resaltado la atención prioritaria que merecen otras cuestiones de derechos humanos en la actualidad:

 

1. Refugio, asilo e inmigración: Los gobiernos siguen anteponiendo la protección de las fronteras a los derechos humanos de las personas migrantes, refugiadas y demandantes de asilo. La pobreza y las guerras incrementan el número de migrantes, 191 millones de personas en todo el mundo. Tanto en España como en muchos países de Europa Occidental la necesidad de tratar el asilo como una cuestión de derechos humanos sigue pasando desapercibida ante la presión política por controlar la “inmigración ilegal” o por cuestiones de “seguridad”.

 

2. Pena de muerte: Se mantiene una tendencia clara hacia la abolición de la pena de muerte pero en un reducido número de países se sigue aplicando de forma alarmante. En China, la cifra oficial de ejecutados no se conoce, pero puede rondar según expertos entre 8.000 y 10.000 personas al año.

 

3. Libertad de expresión: Todavía hay gobiernos y grupos armados que tratan de acallar las voces críticas mediante la intimidación, el acoso, la detención e incluso el asesinato. Ahora cuentan con la colaboración de algunas grandes empresas para controlar la información y las opiniones que circulan en Internet. En Rusia, son muchos los periodistas que han sufrido ataques a causa de sus actividades profesionales.

 

4. Defensores y defensoras de los derechos humanos: Miles de personas en todo el mundo realizan un trabajo extraordinario a favor de los derechos humanos a menudo con el riesgo de poner su vida en peligro. En Colombia, el gobierno del presidente Álvaro Uribe lleva a cabo una estrategia de desprestigio y hostigamiento a los defensores que denuncian violaciones y abusos de derechos humanos por parte del Estado o de los grupos paramilitares.

 

Tendencias positivas
Amnistía Internacional también ha identificado tendencias positivas en la situación de los derechos humanos hoy, como los innegables avances en justicia internacional, que sigue ganando terreno a la impunidad. Han tenido lugar detenciones fuera de sus países de personas que presuntamente cometieron crímenes de guerra o contra la humanidad, como el ex presidente liberiano Charles Taylor y el ex presidente peruano Alberto Fujimori. Es significativo que la Corte Penal Internacional haya iniciado su labor con el caso de Thomas Lubanga, acusado de reclutar a niños y niñas soldado en la República Democrática del Congo.

 

Por otra parte el comercio internacional de armas sigue fuera de control. Cada minuto muere una persona en el mundo a causa de la violencia armada, pero el reciente respaldo de una aplastante mayoría de países en Naciones Unidas a la elaboración de un Tratado global sobre el Comercio de Armas podría constituir un punto de inflexión en esta tendencia.