Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Adolescente mexicano muerto por disparos de la policía de fronteras de Estados Unidos

Amnistía Internacional ha condenado hoy la muerte de un joven mexicano de 14 años por disparos de un agente de la patrulla de fronteras estadounidense, que abrió fuego desde su lado de la frontera contra un grupo de jóvenes mexicanos que, según informes, arrojaban piedras.

 

El agente abrió fuego presuntamente contra el grupo desde el lado estadounidense de la frontera de Paso del Norte, en el centro de la urbe mexicana de Ciudad Juárez, el 7 de junio, matando a Sergio Adrián Hernández, estudiante de secundaria residente en la ciudad.    

 

 “Estos disparos desde el otro lado de la frontera parecen haber sido una respuesta extremadamente desproporcionada y vulneran las normas internacionales que obligan a la policía a usar las armas de fuego como último recurso, para responder a una amenaza de muerte inmediata que no sea posible contener por medios menores”, ha afirmado Susan Lee, directora del Programa Regional para América de Amnistía Internacional.

 

Los agentes de la patrulla de fronteras actuaban en respuesta a un grupo de “presuntos extranjeros ilegales”, según la Oficina Federal de Investigación (FBI), que dirige la investigación estadounidense sobre el homicidio. La FBI afirmó que un agente “efectuó varios disparos con su arma” después de que algunos sospechosos cruzaran la frontera de regreso a México sin dejar de arrojar piedras.

 

Amnistía Internacional pide una investigación completa, imparcial y transparente sobre el incidente, que ha tenido lugar cuando no han transcurrido dos semanas desde la muerte de un inmigrante mexicano que fue atacado con pistolas Taser por la policía de fronteras de Estados Unidos cuando era expulsado en el paso fronterizo de San Yisidro, en California.

 

La organización pide asimismo que el Departamento de Seguridad Nacional estadounidense lleve a cabo una revisión urgente del uso de la fuerza por parte de la Patrulla de Fronteras y la policía de inmigración, y que se impongan normas más estrictas sobre el uso de armas de fuego y armas de electrochoque.

FIN