Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Actúa con Amnistía Internacional contra las leyes disciminatorias

Madrid.-  Todavía existen en el mundo leyes que discriminan a las mujeres por razón de su sexo, es decir, que tratan de forma diferente a los hombres y a las mujeres, y conceden a éstas menos derechos y en menor grado. En Arabia Saudí las mujeres no pueden votar. En Camerún es el marido quien decide si la mujer trabaja o no. En Sudán se permiten los matrimonios forzados. En Chile el marido es el titular de la custodia conjunta de bienes. En al menos 36 países aún están en vigor leyes que discriminan a las mujeres.

 

“Para Amnistía Internacional es inaceptable que más de 25 años después de la adopción de la Convención para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas (CEDAW, por sus siglas en inglés), y 10 años después de la celebración de la Conferencia de Beijing y la adopción de su Plataforma de acción, aún sigan existiendo leyes discriminatorias en todo el mundo”, señala Eva Suárez-Llanos, responsable del Área de campañas e investigación de Amnistía Internacional en España.

 

La CEDAW adoptada en 1979, reconoce explícitamente que “las mujeres siguen siendo objeto de importantes discriminaciones” y subraya que esa discriminación “viola los principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana”. La CEDAW ha sido ratificada por 180 países, entre los que no se encuentran Estados Unidos, Qatar, Somalia o Sudán. Pero muchos de los países que lo han ratificado, lo han hecho formulando declaraciones o reservas que excluyen o restringen su aplicación en su territorio.

 

“Detrás de muchas de esas reservas está la existencia de leyes discriminatorias en los Estados que las han formulado”, señala Eva Suárez-Llanos. Por ejemplo, Arabia Saudí tiene una reserva general a la Convención que incluye, sin especificar, cualquier discrepancia entre ley islámica y la CEDAW. Esto permite que, a pesar de haber ratificado este tratado, en Arabia Saudí no sólo esté bloqueada la participación de las mujeres en la vida política, sino que no se les permite circular libremente si no es en compañía de un familiar próximo varón, ni siquiera para recibir atención médica urgente. En otros casos, se trata de reservas sobre artículos esenciales de la Convención, que vacían de contenido el compromiso de esos países con el tratado.

 


La discriminación genera violencia

Para Amnistía Internacional, la discriminación por razón de sexo es la causa subyacente de la violencia contra las mujeres, la violación de los derechos humanos más extendida e impune que existe en el mundo. La discriminación está presente en la cultura y la religión, pero también en el marco jurídico del propio Estado sobre aspectos familiares, económicos, laborales y de otra índole.

 

En algunos casos, las leyes admiten directamente la violencia contra las mujeres. En Nigeria, la violencia intrafamiliar está permitida por ley. En otros, la amparan, por ejemplo, permitiendo los llamados “delitos en nombre del honor” o admitiendo que la cuestión del honor se acepte como atenuante. En Líbano, según el Código Penal, un hombre que mata a su esposa o a otra mujer de su familia, puede conseguir que le reduzcan la condena si demuestra que cometió el delito en respuesta a una relación sexual socialmente inaceptable de la víctima.

 

Amnistía Internacional, en el marco de su campaña mundial No más violencia contra las mujeres, que lazó en marzo de 2004 insta a todos los gobiernos a que:

 

· Ratifiquen la CEDAW y su Protocolo Facultativo, o, si es el caso, retiren las reservas que mantengan.

· Adecuen la legislación nacional al marco internacional de protección de los derechos humanos, asegurando que se enmiendan o eliminan las leyes discriminatorias hacia las mujeres.

 


Acción contra las leyes discriminatorias con motivo del 8 de marzo

Amnistía Internacional ha lanzado a través de su web www.actuaconamnistia.org una ciberacción de cara al 8 de marzo para actuar contra las leyes discriminatorias que refuerzan la violencia contra las mujeres. La acción está centrada en tres países: Guatemala, Israel y Marruecos. Y a través de la web se solicita:

 

· al Presidente guatemalteco que elimine del Código Penal de su país la norma que libera de responsabilidad criminal al hombre que comete violación si se casa con su víctima.
· al Primer Ministro israelí que elimine la norma que impide a las mujeres judías solicitar el divorcio.
· al Primer Ministro marroquí que elimine del Código Penal artículos en los que se siguen justificando los “crímenes por honor”.