Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog
Activistas de Amnistía Internacional. © Paco Ruano

¿Cómo se financia Amnistía Internacional? 4 claves para entenderlo

Dar tu opinión libremente. Elegir quién eres, o cómo te vistes. Poder caminar de noche sin miedo. Parecen cosas básicas, ¿verdad? Este es el mundo que queremos en Amnistía Internacional: un lugar donde las personas vivan de forma libre y digna. Y para ello, más de 7 millones de personas actúan en todo el mundo. Porque si atacan a una, nos atacan a todas.

Para llevar a cabo nuestras investigaciones, organizar nuestras movilizaciones o difundir nuestras campañas, contamos con la colaboración económica de miles de personas. De forma altruista, se asocian o hacen donaciones para que nuestro movimiento por los derechos humanos llegue más lejos.

En Amnistía Internacional tenemos cuatro principales fuentes de financiación. Te contamos cómo funcionan y por qué son esenciales para nuestro trabajo por los derechos de todas las personas.

Activista de Amnistía Internacional

Casi el 89% de los ingresos de AMnistIa Internacional procede de las cuotas de socios y socias. © christophemeireis.com

1) Cuotas de socios y socias

Más de 89.000 personas (datos de 2019) forman el alma de la organización: aportan una cantidad todos los meses para que el movimiento sea autosostenible. No importa si su aportación es grande o pequeña: todos y cada uno de nuestros socios y socias permiten que podamos realizar investigaciones, publicar informes, presionar a los gobiernos o hacer acciones de movilización. Casi el 89% de nuestros ingresos vienen de estas cuotas.

¿Y por qué es importante que la mayor parte de nuestros ingresos vengan de personas como tú? Porque así podemos hacer nuestras investigaciones de forma libre e independiente. Y es que en Amnistía Internacional no aceptamos subvenciones de gobiernos ni donaciones de partidos políticos para nuestro trabajo de investigación ni de campañas. De esta forma, logramos ser imparciales y exigimos medidas a todos los gobiernos que no respetan los derechos humanos. Nadie nos frena cuando queremos actuar. Nada nos calla cuando queremos hablar.

2) Donativos

Hay personas que no pueden permitirse hacerse socias, pero quieren contribuir con la causa con donativos puntuales. Otras, ya son socias pero quieren aportar todavía más en determinados momentos. Aproximadamente, el 5% de nuestros ingresos vienen de aquí. Miles de donantes hacen su aportación a la organizació, o, en ocasiones especiales, colaboran en campañas concretas. Por ejemplo, en el Día de la Mujer de 2019, recaudamos fondos para poner en marcha un proyector con mensajes por la igualdad por el centro de Madrid. Durante la manifestación, proyectamos las frases y reivindicaciones que nos habían mandado las personas que habían colaborado con la campaña.

También nos llegan algunas donaciones a través de Facebook, y hay personas que deciden que su regalo de cumpleaños sea una donación a nuestro movimiento.

3) Herencias y legados

La llama de Amnistía Internacional también se mantiene encendida gracias a personas que incluyen a la organización en su testamento. El 5% de nuestros ingresos proviene de herencias y legados. De personas que quieren que el movimiento por los derechos de mujeres y niñas, por las personas refugiadas, por el colectivo LGTBI etc. continúe, incluso cuando ellos y ellas ya no estén.

4) Ventas y otros

¿Sabías que Amnistía Internacional tiene una tienda online que aporta el 1% de nuestros ingresos? Camisetas, papelería y otros productos con mensaje contribuyen a difundir nuestras campañas y a hacer crecer el movimiento.  

Nuestras cuentas son públicas. La transparencia guía todas nuestras acciones, ya que este movimiento no pertenece a una institución, ni a una empresa: se trata de personas que se unen y actúan guiadas por un sentimiento común: ¡humanidad, acción y valentía! ¿Te unes?