Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Un tribunal eslovaco falla en contra de la educación segregada

Acto de Amnistía Internacional para pedir el fin de la educación segregada en Eslovaquia. © AI
Clase segregada para niños y niñas romaníes en Eslovaquia, abril de 2010. © AI

"Es la primera vez que un tribunal interno de Eslovaquia se enfrenta a la práctica ilegal tan extendida de segregación educativa de alumnos y alumnas romaníes en el país, que afecta a la vida de miles de niños y niñas, y los atrapa en una espiral de pobreza y discriminación", expresó Barbora Èernušáková, experta en Eslovaquia en Amnistía Internacional.


El tribunal de distrito de Prešov ha tomado una decisión histórica al fallar que el centro de educación primaria de la localidad eslovaca de Šarisské Micha¾any ha discriminado a los alumnos y alumnas romaníes al segregarlos en aulas diferentes sin justificación razonable. 
 
El proceso judicial contra la escuela lo inició el Centro por los Derechos Humanos y Civiles en junio de 2010. La ONG alegó que la educación segregada de niños y niñas romaníes en aulas separadas representaba una grave forma de discriminación ilícita basada en el origen étnico de los estudiantes, así como la violación de su derecho a una educación no discriminatoria. Amnistía Internacional intervino por escrito en el caso, destacando que la separación de niños y niñas romaníes en aulas segregadas exclusivamente para alumnos de esta etnia constituía una violación del derecho a recibir un trato igualitario y de la prohibición de discriminación según el derecho internacional. 


Amnistía Internacional y el Centro por los Derechos Humanos y Civiles llevan años expresando su preocupación al Gobierno eslovaco ante las enraizadas prácticas discriminatorias y segregadoras de niños y niñas romaníes en las escuelas del país. En septiembre de 2010, Amnistía Internacional recomendó una serie de medidas que las autoridades eslovacas debían llevar a cabo para garantizar que la prohibición de la segregación se cumple y se pone en práctica.


"Las repercusiones de la decisión del Tribunal van mucho más allá de la escuela de enseñanza primaria de Šarišské Micha¾any . Es una llamada de atención general a todos los centros educativos eslovacos para que lleven a cabo un enfoque inclusivo en sus políticas, basado en la diversidad étnica, cultural y social de los alumnos y alumnas. Una educación inclusiva en un entorno de diversidad enseña a los niños y niñas a ser amables, tolerantes, considerados y responsables dentro de una sociedad que es inherentemente diversa”, declaró Stefan Ivanco del Centro por los Derechos Humanos y Civiles.