Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Periodista de investigación yemení finalmente liberado

Abdul Ilah Haydar Shayi’ (Photo Credit: Jeremy Scahill on Twitter @jeremyscahill).

El periodista de la agencia Saba, Abdul Ilah Haydar Shae, que ha pasado los tres últimos años encarcelado en Yemen, ha sido puesto en libertad gracias a la presión internacional. Amnistía Internacional se congratula de la liberación del periodista, pero lamenta que las autoridades yemeníes le hayan impuesto la prohibición de viajar durante dos años y  pide al gobierno que lleve a cabo una investigación independiente e imparcial sobre el ataque de 2009 que Abdul Ilah Haydar ayudó a sacar a la luz.

Antecedentes

Abdul Ilah Haydar Shayi fue el primer periodista yemení que denunció la participación de Estados Unidos en un ataque con misiles lanzado en 2009 en la zona de Abyan, en Yemen, en el que murieron 41 residentes locales, entre ellos 21 menores y 14 mujeres. Poco después del ataque –en el que se utilizaron municiones de racimo, prohibidas internacionalmente–, escribió artículos y habló con el canal de noticias de Al Yazira y con periódicos.

Fue detenido en su casa de la capital de Yemen, Saná, en agosto de 2010. El 18 de enero de 2011 fue condenado a cinco años de prisión por mantener vínculos con Al Qaeda: una acusación derivada de las entrevistas que había mantenido, como parte de su trabajo periodístico, con miembros del grupo armado.

Varias semanas después de su juicio, el ex presidente yemení Ali Abdullah Saleh dictó una orden para ponerlo en libertad, pero esa orden no se ejecutó, después de que el presidente estadounidense, Barack Obama, manifestara preocupación por la liberación del periodista.


El gobierno yemení declaró que el ataque con misiles había ido dirigido contra un “campo de adiestramiento terrorista” en Al Majala, en la zona meridional de Abyan, Yemen. Se creó un comité parlamentario yemení para investigar el incidente y este comité dijo a Amnistía Internacional en 2010 que no habían encontrado pruebas de la existencia de dicho campo.

El comité instó al gobierno yemení a abrir una investigación judicial sobre el ataque y a llevar ante la justicia a los responsables de los homicidios de “inocentes”, pero no se tiene constancia de que esa investigación se haya llevado a cabo. El gobierno, posteriormente, se disculpó con las familias de las víctimas y describió el homicidio como un “error” cometido durante una operación dirigida contra miembros de Al Qaeda.

Amnistía Internacional obtuvo fotografías que sugerían que en el ataque se había utilizado un misil de crucero estadounidense cargado con municiones de racimo. En mayo de 2010, la organización escribió al entonces secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, para pedir información sobre la implicación de fuerzas estadounidenses, pero aún no ha recibido respuesta. Un cable diplomático estadounidense filtrado posteriormente corroboraba la conclusión de que el ejército de Estados Unidos había llevado a cabo el ataque.


“Reiteramos nuestros llamamientos a los gobiernos de Yemen y Estados Unidos para que revelen la verdad sobre el suceso que subyace bajo las acciones emprendidas contra este periodista de investigación: es decir, quién fue el responsable de la muerte de decenas de residentes en el ataque con bombas de racimo”, ha manifestado Philip Luther.

Amnistía Internacional insta a las autoridades yemeníes a investigar las denuncias de graves irregularidades producidas en este caso.

Cómo puedes ayudar