Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Cumbre UE-Latinoamérica y Caribe

La UE debe presionar para que se progrese en materia de derechos humanos

Bruselas.- Amnistía Internacional pide a los dirigentes de la UE que, en la cumbre UE-Latinoamérica y el Caribe que se celebrará el 18 de mayo en Madrid, no olviden las acuciantes violaciones de derechos humanos cometidas en la región. En una carta al presidente del Consejo de Europa, Herman Van Rompuy, Amnistía Internacional manifiesta su esperanza de que se progrese en áreas como la reducción de la pobreza y la eliminación de la discriminación.

“Espero que los dirigentes, en su reunión de Madrid, aborden violaciones de derechos humanos tales como los desalojos forzosos, la violencia contra las mujeres y el acceso a servicios de salud. El objetivo de la cumbre es lograr la inclusión social y el desarrollo sostenible, y esto sólo puede conseguirse abordando las violaciones de derechos humanos que se cometen en la región”, ha manifestado Nicolas Beger, director de la Oficina de Amnistía Internacional ante la UE.

Un ejemplo claro de violación de derechos humanos que los dirigentes de la UE deben destacar durante la cumbre es el caso de las madres de Soacha, en Colombia, cuyos hijos fueron ejecutados extrajudicialmente por las fuerzas de seguridad el año pasado. La UE debe expresar su preocupación por las amenazas y el acoso a los que se han visto sometidas estas mujeres mientras hacen campaña en favor de la justicia, y debe pedir a las autoridades colombianas que lleven a cabo una investigación exhaustiva e imparcial sobre las amenazas y los homicidios.

La UE debe asimismo pedir un mayor cumplimiento de las decisiones de los mecanismos regionales de derechos humanos, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Especialmente acuciantes son los casos de Esmeralda Herrera Monreal, Laura Berenice Ramos Monárrez y Claudia Ivette González. Sus cadáveres fueron encontrados en un antiguo campo de algodón en Ciudad Juárez, México, el 6 y 7 de noviembre de 2001, junto con los cuerpos de otras cinco jóvenes, en lo que parece formar parte del patrón de secuestros, violaciones y asesinatos de mujeres en la ciudad, iniciado en 1993 y que ha provocado el asesinato de más de 450 mujeres. La Corte Interamericana, en una decisión de diciembre de 2009, resolvió que las autoridades habían incumplido su responsabilidad internacional de proteger adecuadamente la vida de las mujeres y de investigar estos y otros homicidios de mujeres, así como de proporcionar reparación adecuada a las familias de las víctimas.

Por último, Amnistía Internacional confía en que los esfuerzos de reconstrucción y ayuda humanitaria tras el devastador terremoto de Haití de enero de 2010 se basen en el respeto de todos los derechos humanos. Los dirigentes que asistan a la cumbre UE-Latinoamérica y el Caribe deben garantizar que esto se hará realidad tanto en lo que se refiere a la ayuda, que debe centrarse en quienes más la necesitan, como en lo que se refiere a garantizar la participación de las comunidades afectadas en los esfuerzos de ayuda humanitaria y al desarrollo.

“Debemos asegurarnos de que quienes viven en las condiciones de pobreza más absoluta no se sienten excluidos por las instituciones establecidas para prestar los servicios públicos que estas personas tan desesperadamente necesitan. La UE debe asegurarse de que estas instituciones pueden ayudar a personas en situaciones acuciantes, y debe ayudar a los defensores y defensoras de los derechos humanos que hacen campaña contra las violaciones de los derechos fundamentales cometidas en Latinoamérica y el Caribe”, ha concluido Beger.

/// FIN

Cómo puedes ayudar