Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

India: Gran victoria para los derechos indígenas tras el fallo histórico del Tribunal Supremo

La comunidad de los dongria kondh llevaba una década luchando contra los planes de explotación minera de una filial de Vedanta Resources. © Sanjit Das

El fallo dictado hoy por el Tribunal Supremo de India otorgando a las comunidades indígenas (adivasi) la decisión final sobre los planes de una filial de Vedanta Resources de explotar una mina de bauxita en Niyamgiri, Orissa, es un victoria histórica para el reconocimiento de los derechos indígenas en India.

“La comunidad dongria kondh, cuya identidad depende totalmente de las colinas de Niyamgiri, lleva un decenio luchando por la supervivencia de su modo de vida. La mina suponía una violación de sus derechos como pueblo indígena, así como de su derecho al agua, los alimentos, la salud y el trabajo, entre otras cosas", ha señalado G. Ananthapadmanabhan, director ejecutivo de Amnistía Internacional India. "Este fallo judicial es sumamente importante para los dongria kondh”.

“El fallo representa un claro refrendo de las protestas de las comunidades locales, las conclusiones de la amplia investigación llevada a cabo por Amnistía Internacional desde 2009 y la campaña constante de las numerosas organizaciones que han denunciado de qué modo se ha ignorado durante mucho tiempo a las comunidades”, ha añadido Ananthapadmanabhan.

Lado Sikaka, líder dongria kondh de Niyamgiri,
ha dicho a Amnistía Internacional: “Tras 10 años de protestas contra los planes de explotación minera, tenemos por fin un canal oficial a través del cual expresar nuestro temor de que los planes destruyan nuestras tierras sagradas y tengan también graves efectos ennuestra vida y nuestro sustento. Vamos a utilizar este canal para hacer valer nuestra decisión”.

Kumiti Majhi, líder majhi kondh, comunidad indígena de las estribaciones de Niyamgiri, ha explicado: “Instamos a las autoridades a que garanticen que se lleva a cabo un proceso libre y genuino, sin intimidaciones de las empresas interesadas ni de las fuerzas paramilitares destacadas en Niyamgiri y en presencia de organizaciones internacionales de derechos humanos, además de en presencia de un funcionario judicial, como dispone el fallo del Tribunal Supremo”.

Sentencia del Tribunal Supremo

El Tribunal ha determinado que las gram sabhas (asambleas de todos los votantes adultos) de dos pueblos próximos a la mina prevista decidan si los planes de explotación minera afectarán de algún modo a sus derechos religiosos y culturales, incluido su derecho de culto, y resuelvan también todas las reclamaciones individuales y comunitarias, incluidas la nuevas, de derechos sobre las zonas que se prevé explotar. Las asambleas deben comunicar su decisión al Ministerio de Medio Ambiente y Bosques de India dentro de tres meses.

El fallo del Tribunal dispone que las deliberaciones de las gram sabhas de Niyamgiri se celebren de manera independiente y sin ninguna influencia en absoluto de quienes han presentado el proyecto ni de los gobiernos estatal y central.

Asimismo, el fallo hace valer lo dispuesto en la Ley de Derechos Forestales de 2006 de India, según la cual las autoridades deben resolver las reclamaciones de las comunidades sobre sus tierras boscosas y hábitats tradicionales y asegurarse de que reciben el consentimiento de las comunidades antes de utilizar sus tierras para explotaciones mineras u otros fines industriales. El consentimiento libre, previo e informado está reconocido en la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, de 2007, como principio esencial para proteger y hacer efectivos los derechos de las comunidades indígenas.

Amnistía Internacional insta a las autoridades a que incorporen dicho principio a las propuestas de reforma de la actual legislación sobre minería y adquisición de tierras, que se han presentado ya al Parlamento indio.

“Esta decisión contribuirá enormemente a empoderar a comunidades indígenas que ven amenazada de modo similar su forma de vida por planes de explotación minera en otras partes del este y el centro de India. Servirá también para dar una llamada de atención a Vedanta por su continua falta de respeto por los derechos humanos en sus operaciones en Niyamgiri y en la refinería conexa de Lanjigarh, que ha arruinado igualmente la vida de miles de personas”.


Amnistía Internacional insta además al Ministerio de Medio Ambiente y Bosques de India a que ordene realizar una auditoría independiente de la refinería que tiene en Lanjigarh Vedanta Aluminium, otra filial de Vedanta; limpie la contaminación y se ocupe de todas las cuestiones pendientes de derechos humanos, en especial del problema de los efectos de la contaminación en la comunidades locales dalits e indígenas majhi kondh.