Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Debe ponerse de inmediato en libertad a un obispo

El secuestro y la toma de rehenes son violaciones flagrantes del derecho internacional humanitario, ha manifestado Amnistía Internacional ante el secuestro, este fin de semana, del obispo de Yopal, ocurrido en Morcote, en la frontera entre los departamentos de Boyacá y Casanare.

       

La información aparecida en la prensa afirma que el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha sido el responsable del secuestro de monseñor Misael Vacca Ramírez y de otros dos sacerdotes, que más tarde fueron puestos en libertad.

            

“El secuestro del obispo no es más que el ejemplo más reciente del flagrante desprecio que los agentes armados de Colombia muestran por los civiles.” 

           

Amnistía Internacional pide a los agentes armados que desistan de esta práctica y que pongan inmediatamente en libertad a todos los rehenes. 

           

“El uso de vidas humanas para conseguir objetivos políticos es totalmente inaceptable”, ha manifestado Amnistía Internacional, mientras insta a los grupos armados a que respeten el derecho a la vida y a la integridad física de quienes están retenidos en su poder.

 

Información complementaria

            

En 2003, unas 2.200 personas fueron secuestradas en Colombia, más de la mitad de ellas por grupos guerrilleros y por paramilitares respaldados por el ejército. La mayoría de estos secuestros han sido obra de los grupos guerrilleros, especialmente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).