Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

“Cínica” defensa de su historial de derechos humanos

Las fuerzas de seguridad egipcias continúan reprimiendo a manifestantes pacíficos. © AFP/Getty Images

La defensa realizada por Egipto de su historial de derechos humanos está fuera de lugar. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional tras el examen periódico universal (EPU) al que se ha sometido hoy el país ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

La delegación egipcia en Ginebra rechazó las críticas de los Estados miembros de la ONU pese a los indicios condenatorios de violaciones de derechos humanos recopilados por Amnistía Internacional y otras entidades.

“Tal como esperábamos, hoy hemos presenciado una gran impostura por parte de Egipto. La imagen del país que ha ofrecido la delegación era irreconocible”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.


“En el mejor de los casos, están totalmente desconectados de la magnitud de la crisis de derechos humanos en la que está sumido el país. Ha sido un patético intento de ocultamiento.”

Destacadas organizaciones egipcias de derechos humanos habían anunciado anteriormente que se retiraban por completo del proceso del EPU ante el temor a represalias de las autoridades.

Muchas temen que dé comienzo una oleada de represión dentro de cinco días, cuando venza el plazo dado por el gobierno a las ONG para inscribirse en virtud de la Ley de Asociaciones, vigente actualmente pero que data de la represiva época de Mubarak.

Las autoridades han fijado el plazo límite para la inscripción de ONG en cinco días después del EPU.

Este plazo, y las constantes restricciones a las ONG, han transmitido a las organizaciones independientes de derechos humanos un enérgico mensaje de que el gobierno egipcio no tolerará la disidencia, y que no hay espacio para las críticas en el ámbito nacional o internacional.

Las autoridades egipcias deben atender los llamamientos realizados hoy en la ONU, especialmente los relativos a respetar y defender la libertad de asociación y respetar el trabajo de quienes defienden los derechos humanos”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui.

“La actuación de hoy de las autoridades egipcias resulta especialmente insensible, habida cuenta de que la vida de las ONG egipcias independientes pende de un hilo.”

La delegación egipcia en Ginebra ha estado encabezada por el ministro de Justicia Transicional y Asuntos Parlamentarios, e incluía a representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ministerio de Solidaridad Social, el Ministerio del Interior y la Fiscalía.

“Los próximos días serán críticos. Egipto tendrá que responder preguntas y ofrecer garantías de que las organizaciones independientes de la sociedad civil pueden actuar en el país sin injerencias ni obstáculos”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui.

“Mientras el reloj avanza para las ONG, que han desempeñado un papel fundamental en la promoción de los derechos humanos y el Estado de derecho, los miembros del Consejo de Derechos Humanos no pueden dejar que Egipto se salga con la suya y acabe con su sociedad civil.”

La manera en que Egipto ha respondido a las recomendaciones del EPU y cómo se compara esa respuesta con la investigación de Amnistía Internacional

Las siguientes recomendaciones resumen las formuladas por los Estados durante el EPU.

 

Recomendación del EPU: Erradicar la tortura y otros malos tratos en los lugares de detención

  • Delegación egipcia: La ley tipifica la tortura como delito imprescriptible, y el Ministerio del Interior ha elaborado nuevas “normas” para las prisiones con el fin de facilitar las quejas. Sólo ha habido unos pocos casos de tortura, infligida por unos pocos individuos.
  • Según la investigación de Amnistía Internacional, la tortura y otros malos tratos son práctica generalizada en comisarías de policía y otros lugares no oficiales de detención como las oficinas del Servicio de Seguridad Nacional. Los detenidos han denunciado un trato atroz a manos de las fuerzas de seguridad, con prácticas tales como palizas, descargas eléctricas o esposar al detenido y colgarlo de una puerta abierta en posturas en tensión.


Recomendación del EPU: Poner fin al uso de fuerza excesiva contra manifestantes e investigarlo

  • Delegación egipcia: La ley, de acuerdo con las normas internacionales, limita a la “defensa propia” el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad.
  • Amnistía Internacional ha documentado un uso constante de fuerza excesiva por parte de las fuerzas de seguridad contra manifestantes, incluido el uso de fuerza letal innecesaria. Desde el 3 de julio de 2013, más de 1.400 personas han muerto en protestas y actos de violencia política, la mayoría a manos de las fuerzas de seguridad. Los homicidios en masa perpetrados en Rabaa al Adawiya el 14 de agosto de 2013 aún no se han investigado de manera independiente e imparcial. La Ley de Manifestación (107 de 2013) permite a las fuerzas de seguridad utilizar armas de fuego contra manifestantes pacíficos.


Recomendación del EPU: Respetar y defender el derecho a un juicio justo y al proceso debido

  • Delegación egipcia: El poder judicial es independiente y todos los juicios cumplen las normas internacionales.
  • Según la investigación de Amnistía Internacional, la independencia y la imparcialidad del poder judicial han sido puestas en duda por un modelo de justicia selectiva. Las autoridades judiciales han ordenado la detención o el procesamiento de miles de miembros de la oposición política, al tiempo que han hecho caso omiso de las graves violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades. Amnistía Internacional ha documentado también violaciones flagrantes del derecho al proceso debido, en las que se ha recluido a detenidos sin acceso adecuado a un abogado, o sin permitirles impugnar la legalidad de su detención o participar de manera efectiva en su defensa. La organización también ha documentado juicios flagrantemente injustos.


Recomendación del EPU: Respetar y defender la libertad de expresión y poner en libertad a periodistas detenidos

  • Delegación egipcia: La ley garantiza la libertad de expresión. Dicha libertad ha experimentado últimamente un gran avance.
  • Amnistía Internacional ha documentado una serie de casos de personas que han sido detenidas únicamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión, especialmente el caso de los trabajadores de Al Yazira Mohamed Fahmy, Peter Greste y Baher Mohamed, y el caso de Mahmoud Abu Zaid, que lleva más de un año detenido sin cargos.


Recomendación del EPU: Revisar la represiva “ley de ONG”

  • Delegación egipcia: El plazo límite del 10 de noviembre para que las ONG se inscriban en virtud de la Ley de Asociaciones vino precedido de una “consulta” con la sociedad civil. La libertad de asociación está garantizada por la Constitución.
  • La investigación de Amnistía Internacional muestra que las ONG están sujetas a asfixiantes restricciones en Egipto, y las organizaciones egipcias de derechos humanos han recibido un ultimátum para que sometan su independencia a las autoridades o se enfrenten al cierre y el enjuiciamiento penal.


Recomendación del EPU: Revisar o derogar la Ley de Manifestación

  • Delegación egipcia: La Ley de Manifestación regula el derecho a la libertad de reunión pacífica. El gobierno la está revisando. La libertad de reunión está garantizada por la Constitución.
  • La investigación de Amnistía Internacional ha demostrado que las autoridades no toleran el ejercicio del derecho a la libertad de reunión pacífica. La Ley de Manifestación somete a los manifestantes a restricciones arbitrarias, y otorga a las autoridades amplios poderes para prohibir o dispersar manifestaciones. Las fuerzas de seguridad han utilizado las disposiciones de la Ley de Manifestación para justificar el uso excesivo de la fuerza con el fin de disolver protestas y detener a manifestantes.


Recomendación del EPU: Poner fin al uso de la pena de muerte

  • Delegación egipcia: La pena de muerte forma parte del sistema de justicia penal, y no hay un consenso internacional para poner fin a su uso.
  • La investigación de Amnistía Internacional ha demostrado que la pena de muerte se está utilizando contra presuntos miembros de la Hermandad Musulmana y sus simpatizantes, en lo que parece ser una purga de la oposición política.


Recomendación del EPU:  Eliminar la discriminación contra las mujeres e investigar los ataques contra mujeres manifestantes

  • Delegación egipcia: Dice que el gobierno está esforzándose, pero culpa al régimen de la Hermandad Musulmana de la “insatisfactoria” situación. Critica a la comunidad internacional por su falta de participación durante el gobierno de Mohamed Morsi.
  • La investigación de Amnistía Internacional ha demostrado que las mujeres han sufrido décadas de discriminación sistemática en la ley y en la práctica, así como niveles epidémicos de violencia sexual.


Los Estados miembros de la ONU eludieron en gran medida abordar los derechos económicos, sociales y culturales y la discriminación contra minorías religiosas.

Cómo puedes ayudar