Saltar al contenido

Bajo la crisis económica, se esconde una bomba de relojería de derechos humanos

(Londres) El mundo está sentado sobre una bomba de relojería social, política y económica agravada por una crisis de derechos humanos en desarrollo, ha dicho hoy, 28 de mayo, Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional, en la presentación del Informe 2009 de Amnistía Internacional: El estado de los derechos humanos en el mundo.

“Bajo la crisis económica hay una explosiva crisis de derechos humanos”, ha dicho Irene Khan. “La recesión económica ha agravado los abusos, ha hecho que se desvíe la atención de ellos y ha creado nuevos problemas. Los derechos humanos se pisotearon en nombre de la seguridad y ahora se relegan al último puesto en nombre de la recuperación económica”.

“El mundo necesita un New Deal (Nuevo Trato) mundial sobre derechos humanos. No necesita promesas sobre el papel, sino compromisos y medidas concretas de los gobiernos para desactivar esta bomba de derechos humanos. Los líderes mundiales deben invertir en los derechos humanos con tanta determinación como lo hacen en la economía.”

“Miles de millones de personas sufren inseguridad, injusticia e indignidad”, ha dicho Irene Khan, que ha añadido: “La crisis consiste en escasez de comida, empleo, agua no contaminada, tierra y vivienda, pero también en privación, discriminación y aumento de la desigualdad, la xenofobia y el racismo, la violencia y la represión en todo el mundo”.

  • A pesar del crecimiento económico de países como Brasil, México e India, a las comunidades indígenas y otros grupos marginados se les han negado derechos básicos para vivir una vida digna.
  • Cientos de miles de personas de barrios marginales y comunidades urbanas se han visto forzadas al desarraigo en nombre del desarrollo económico.
  • El hambre y las enfermedades han aumentado debido a la drástica subida de los precios de los alimentos, y los gobiernos –en particular los de Myanmar, Corea del Norte y Zimbabue– han utilizado la comida como arma política.
  • Ha continuado la discriminación y la violencia contra las mujeres.
  • En respuesta a las presiones migratorias, los países de acogida y de tránsito han adoptado medidas aún más restrictivas para mantener a los migrantes fuera de sus fronteras. La UE ha llevado la iniciativa en esta actitud, en connivencia con gobiernos como los de Mauritania, Marruecos y Libia.

“Hay señales crecientes de agitación social y violencia política y existe el riesgo de que la recesión genere más represión”, ha dicho Irene Khan, señalando la dureza de las reacciones de los gobiernos a las protestas contra las condiciones económicas, sociales y políticas en países como Túnez, Egipto, Camerún y otros países de África. La policía y las fuerzas de seguridad gozaron de una impunidad generalizada.

“China y Rusia son la prueba de que un mercado abierto no conduce a una sociedad abierta”, ha afirmado Irene Khan. “Durante el año, activistas en favor de los derechos humanos, periodistas, profesionales de la abogacía y otros miembros influyentes de la sociedad civil fueron víctimas de amenazas, ataques, hostigamientos y homicidios que quedaron impunes en todas las regiones del mundo.”

Según Irene Khan, los dirigentes mundiales se están centrando en intentar reactivar la economía mundial e ignoran los conflictos sangrientos que generan abusos masivos contra los derechos humanos.

“Desde Gaza a Darfur y desde el este de la República Democrática del Congo al norte de Sri Lanka, el precio en vidas humanas que se han cobrado los conflictos ha sido tremendo, y la tibia respuesta de la comunidad internacional, vergonzosa. Se está dedicando una enorme cantidad de recursos a luchar contra la piratería en la costa de Somalia, pero no a detener el flujo de armas que matan a la población civil de ese país. Se intensifican las operaciones militares en Afganistán y Pakistán, pero se minimizan las consecuencias de los conflictos en el plano humanitario y de derechos humanos”, ha afirmado Irene  Khan.

“Ignorar una crisis para concentrarse en otra es la receta perfecta para agravar las dos. La recuperación económica no será ni sostenible ni equitativa si los gobiernos no resuelven los abusos que generan y agravan la pobreza, o los conflictos armados que generan nuevas violaciones.”

Irene Khan ha añadido: “El nuevo liderazgo del G-20 sufre el desprestigio de enfoques anticuados y fallidos de los derechos humanos. Los abusos, las palabras vacías, la promoción de los derechos humanos en el extranjero ignorándolos en el propio país, la protección a los aliados para que no tengan que rendir cuentas no son factores que generen precisamente confianza en el liderazgo colectivo del Grupo de los 20 en el ámbito de los derechos humanos.”

Amnistía Internacional ha advertido que un “Nuevo Trato” mundial sobre derechos humanos debe rechazar un enfoque selectivo de estos derechos. Los líderes mundiales no resultarán creíbles ni eficaces si no se enfrentan a sus dobles raseros y a sus propias manchas en sus expedientes de derechos humanos.

“Acogemos con satisfacción la decisión del presidente Obama de cerrar Guantánamo y rechazar la tortura. Le instamos a que contribuya a garantizar que los responsables son puestos a disposición judicial. La rendición de cuentas reforzará la seguridad global y la autoridad moral de Estados Unidos, no las debilitará”, ha dicho Irene  Khan.

Señalando que la crisis de derechos humanos ha creado una acuciante necesidad de cambio, Irene Khan ha anunciado el lanzamiento de la nueva campaña mundial de Amnistía Internacional Exige Dignidad para combatir los abusos contra los derechos humanos que generan y agudizan la pobreza.

“Nuestra primera petición en esta nueva campaña va dirigida a Estados Unidos y China. Estados Unidos no acepta la idea de derechos económicos, sociales y culturales y China no respeta los derechos civiles y políticos. Ambos gobiernos deben suscribir todos los derechos humanos para todas las personas”, ha afirmado Irene Khan.

“Las soluciones a los problemas mundiales deben basarse en valores mundiales de derechos humanos. Y los máximos líderes mundiales deben comenzar dando ejemplo.”

NOTAS PARA LOS PERIODISTAS


1.    El Informe 2009 de Amnistía Internacional, evaluación de la organización del estado de los derechos humanos en el mundo, sigue la evolución de estos derechos en 157 países desde enero a diciembre de 2008. En el prólogo de este documento se analiza el impacto de la crisis mundial y otros acontecimientos en el ámbito de los derechos humanos. El informe cuenta con resúmenes regionales en los que se señalan ejemplos de privación, exclusión, inseguridad y voces silenciadas.

2.    La campaña Exige Dignidad de Amnistía Internacional tendrá como objetivo:
-    empoderar a las personas que viven en la pobreza para que exijan sus derechos.
-    pedir la rendición de cuentas de gobiernos y agentes económicos por los abusos cometidos.
-    hacer que las iniciativas para la erradicación de la pobreza se centren en los derechos humanos.

La campaña se centrará en:
-    los asentamientos precarios, pidiendo el fin de los desalojos forzosos.
-    la mortalidad materna, y el derecho de las mujeres a la salud sexual y reproductiva, incluida la salud materna.
-    las industrias extractivas, exigiendo que las empresas rindan cuentas de sus abusos contra los derechos humanos.
-    el respeto de todos los derechos humanos y la petición de que Estados Unidos ratifique el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y que China ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Cómo puedo ayudar