Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional condena el asesinato de Anna Politkovskaya, periodista dedicada a asuntos de derechos humanos

Amnistía Internacional ha expresado su consternación, tristeza y profunda indignación por el asesinato de Anna Politkovskaya, periodista y defensora de los derechos humanos rusa.

 

La organización de derechos humanos considera que Anna Politkovskaya ha sufrido este ataque debido a su labor periodística de informar sobre los abusos contra los derechos humanos cometidos en Chechenia y otras regiones de la Federación Rusa.

 

“Amnistía Internacional está profundamente consternada por el asesinato de Anna Politkovskaya –ha manifestado Nicola Duckworth, directora del programa de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central–. Rusia ha perdido a una entregada y valiente defensora de los derechos humanos, que denunciaba sin miedo la violencia y la injusticia y hacía campaña incansablemente para que se hiciera justicia.”

 

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades rusas que investiguen este asesinato de manera exhaustiva e imparcial, den a conocer las conclusiones de esa investigación y lleven ante los tribunales a los presuntos autores de conformidad con el derecho internacional.

 

Además, la organización ha solicitado al gobierno de la Federación Rusa que tome medidas urgentes para que todas las personas que defienden los derechos humanos y realizan periodismo independiente en Rusia, incluidas las que trabajan en la región del Cáucaso Septentrional, puedan llevar a cabo sus actividades en condiciones de seguridad y sin miedo a sufrir hostigamiento o intimidación.

 

Amnistía Internacional desea expresar también sus más profundas condolencias a la familia de Anna Politkovskaya.

 

Información complementaria

Según han informado los medios de comunicación, un funcionario de policía declaró que un vecino había encontrado, a las 5.10 de la tarde del 7 de octubre de 2006, a Anna Politkovskaya muerta por disparos en un ascensor del bloque de pisos donde residía en Moscú. Según los informes, la fiscalía ha abierto una investigación criminal por “asesinato premeditado”.

 

La periodista y defensora de los derechos humanos rusa Anna Politkovskaya venía informando sobre la situación de los derechos humanos en Chechenia desde 1999 para el periódico Novaia Gazeta (Nuevo Diario). Su valiente y entregada labor de cobertura del conflicto había sido reconocida mediante numerosos galardones, como el Premio Internacional de Periodismo de Derechos Humanos que le concedió la Sección Británica de Amnistía Internacional en 2001. También escribió profusamente sobre abusos cometidos en otros lugares de Rusia, como la violencia en el ejército, la corrupción en las estructuras estatales y la brutalidad policial.

 

Anna Politkovskaya fue objeto de intimidación y hostigamiento por parte de las autoridades rusas y chechenas a causa de sus críticas abiertas sobre la política y actuación del gobierno. En varias ocasiones había sido detenida y amenazada con sufrir graves represalias a causa de su labor informativa, una de ellas en junio de 2004, cuando permaneció varias horas detenida en Tsenteroi (Chechenia), en el domicilio de Ramzan Kadyrov, actual primer ministro de Chechenia, donde, según dijo, fue insultada y amenazada.

 

También, según informes, se le impidió viajar a Beslan (Osetia del Norte) en septiembre de 2004 durante la crisis de los rehenes que tuvo lugar en la localidad. Anna pensaba que la habían envenenado deliberadamente a bordo de un avión que volaba desde Moscú a Rostov-on-Don, ya que había perdido el conocimiento tras beber una taza de té durante el vuelo.