Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Abusos policiales contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

Londres.- Miles de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero de todo Estados Unidos son víctimas de un sistema que aviva la discriminación y facilita la tortura, los malos tratos y la impunidad, ha declarado Amnistía Internacional hoy, 23 de marzo, al presentar un informe sobre abusos policiales contra personas a causa de su orientación sexual o su identidad de género.

 

El informe, titulado Stonewall – Seguir exigiendo respeto, se basa en entrevistas llevadas a cabo por Amnistía Internacional entre 2003 y 2005 a miembros de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero y con víctimas de la violencia de género, supervivientes de abusos policiales, activistas, profesionales del derecho y agentes de la ley de todo Estados Unidos.

 

"Las entrevistas revelan una práctica muy clara y preocupante. Cada día, en centros de detención, en prisiones, en las casas y en la calle, se dan casos de palizas, violencia sexual, abusos verbales, acoso y humillación por parte de agentes de la ley contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero", ha manifestado Amnistía Internacional.

 

En 2004, una mujer de Athens, Georgia, denunció que un ex policía del condado la había obligado a entrar en su propio apartamento a punta de pistola y la había violado por ser lesbiana. Según su relato, el agente le dijo que iba a "darle una lección".

 

Dentro de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Estados Unidos, las personas transgénero, las que pertenecen a minorías étnicas o raciales, y las personas jóvenes o inmigrantes son blanco especial de los abusos de la policía.

 

Una mujer transgénero indígena dijo a Amnistía Internacional que, en octubre de 2003, dos policías le dieron el alto en Los Ángeles cuando caminaba por la calle a primera hora de la mañana. Según su testimonio, los policías la esposaron y la llevaron en un auto patrulla a un callejón de Hollywood Boulevard, donde la golpearon, la insultaron y la violaron. Después la arrojaron al suelo y le dijeron que había tenido "su merecido".

 

A pesar de los notables progresos realizados en los últimos decenios respecto al reconocimiento de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Estados Unidos, las persistentes actitudes discriminatorias han creado una situación en la que los abusos contra estas personas suelen descartarse como algo "normal".

 

Las víctimas a menudo no denuncian la brutalidad policial y otros delitos de los que son víctimas, porque temen una respuesta hostil o abusiva de la policía y porque saben que muchos de los abusos que se denuncian no se investigan de forma adecuada e imparcial.

 

"Sigue habiendo algunas leyes discriminatorias, pero el problema principal es la aplicación discriminatoria de muchas otras leyes, una aplicación que a menudo da lugar a que se detenga y recluya a personas simplemente por su orientación sexual o su identidad de género", ha declarado Amnistía Internacional.

 

En diciembre de 2003, un joven activista gay de raza negra esperaba en una parada de autobús cuando unos policías de Chicago lo detuvieron, acusándolo de merodear con el fin de ejercer la prostitución. A pesar de que él se identificó y de que la organización a la que representa corroboró la información que había facilitado a la policía, el joven permaneció detenido dos días.

 

"Para lograr una reforma efectiva se necesita el respaldo de las más altas instancias. Debe haber una comprensión fundamental del derecho a expresar libremente la propia orientación sexual o identidad de género", ha manifestado Amnistía Internacional.

 

La organización ha pedido a las autoridades federales y estatales de Estados Unidos que tomen medidas para impedir la aplicación discriminatoria de la ley, investigar todas las denuncias de abusos sexuales, físicos y verbales cometidos por sus agentes contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero, y llevar a los responsables de esos abusos ante la justicia.

 

Información complementaria

El informe de Amnistía Internacional forma parte de una campaña lanzada en septiembre de 2005 sobre los abusos policiales contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

 

Amnistía Internacional también presentará en 2006 sus motivos de preocupación en torno a la situación de los derechos humanos en Estados Unidos ante el Comité contra la Tortura y el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Cómo puedes ayudar