Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional: La pandemia del sida es una crisis de derechos humanos

Durante la sesión plenaria de clausura de la Conferencia Internacional sobre el Sida celebrada en Bangkok, Tailandia, la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, declaró que “la pandemia del sida es una crisis de derechos humanos".

 

"La inoperancia a la hora de proteger los derechos y la dignidad de las personas está fomentando la pandemia y la está agravando."

 

"Algunos gobiernos todavía buscan una solución rápida para atajar el VIH y siguen sin reconocer que las violaciones de derechos humanos incrementan el grado de vulnerabilidad de las personas ante la infección y que quienes viven con el VIH/sida se enfrentan a menudo a abusos graves contra sus derechos humanos", dijo Irene Khan.

 

"Aunque existe un mayor grado de compromiso y se destinan más fondos a la lucha contra el sida, la magnitud y consecuencias de la pandemia no dejan de crecer, y esto se debe a que los gobiernos no entienden los derechos humanos como una cuestión central."

 

"Miremos donde miremos, la discriminación y las desigualdades son el motor que dirige la epidemia. Miremos donde miremos, el VIH/sida alimenta las desigualdades existentes y genera una combinación fatal de estigmatización y negligencia.”

 

"Es lo que les ocurre a los trabajadores migrantes, las personas desplazadas y refugiadas, las minorías étnicas y las comunidades indígenas, las personas jóvenes y las que tienen alguna discapacidad, los presos, los trabajadores de la industria del sexo, las personas que consumen drogas inyectables, las minorías sexuales y las mujeres."

 

"Las desigualdades de género están provocando una aparición sin precedentes de infecciones entre mujeres y niñas. La violencia sexual y las violaciones, así como la violación del derecho de la mujer a la educación, la información y la propiedad, sumadas a estereotipos y expectativas anticuadas acentúan la marginación de las mujeres y el riesgo de infección."

 

En Tailandia, la discriminación consentida por el Estado y el acoso contra quienes consumen drogas inyectables está llevando a estas personas a vivir ocultos y les está impidiendo el acceso a los servicios y apoyo que necesitan para minimizar el riesgo de infección.

 

"Claro que la discriminación no es el único factor que fomenta la epidemia; las personas infectadas por el VIH se enfrentan a constantes y manifiestas violaciones de sus derechos", afirmó Irene Khan.

 

La secretaria general de Amnistía Internacional hizo mención a un llamamiento urgente emitido por la organización el 14 de julio de 2004 y pidió a los delegados asistentes a la conferencia que exigieran de las autoridades chinas la excarcelación inmediata de cuatro personas seropositivas que fueron detenidas en la provincia de Henan por protestar por la insuficiencia de los servicios de atención médica y de otro tipo.

 

Entre los detenidos se encuentran un padre y una madre que protestaban por el cierre de la escuela de sus hijos, un centro creado para alumnos cuyos padres son seropositivos o han muerto a causa del sida. La escuela se cerró a raíz de que el fundador comunicase a las autoridades que iba a asistir a la Conferencia Internacional sobre el Sida en Bangkok.

 

"Si albergamos la esperanza de prevenir el VIH y minimizar las consecuencias de la enfermedad, es esencial proteger y promover los derechos humanos", señaló Irene Khan.

 

* reconociendo sin ambages su responsabilidad en materia de protección, promoción y respeto de los derechos humanos;

* iniciando una reforma legal que garantice la igualdad y el fin de la discriminación;

* creando un entorno de apoyo a los grupos más vulnerables y las personas que viven con el virus.

"En el sector de los derechos humanos sabemos que los gobiernos eluden con frecuencia sus responsabilidades y escapan al principio de rendición de cuentas porque no existe una indicación clara de quién, dónde y cómo deben aplicar sus compromisos con los derechos humanos", dijo la señora Khan.

 

"Pese a que es fundamental que la prevención, el tratamiento y los servicios médicos sean accesibles, adecuados y de calidad, sin un marco legal que establezca el principio de la igualdad corremos el riesgo de que se perpetúen y consoliden esas mismas desigualdades que están en el corazón de la epidemia y de que empeoren sus consecuencias."

 

Es absolutamente vital que las personas que viven con el VIH/sida y quienes están más afectados por la enfermedad se involucren a todos los niveles en las respuestas que deben darse para combatirla.

 

"Es posible que no exista una solución rápida para atajar el sida, pero sí hay medios eficaces para progresar en este asunto, para lo cual se necesita un compromiso continuado que abogue por hacer de los derechos humanos el eje central de nuestra respuesta en la lucha contra la enfermedad", subrayó la señora Khan.

 

"Si queremos combatir con éxito el sida, debemos luchar por los derechos e intereses de las personas más desfavorecidas del mundo", concluyó Irene Khan.

 

Información complementaria

 

Irene Khan pronunció un discurso a las 8.30 h. del viernes día 15 de julio de 2004 en la sesión plenaria de clausura de la Decimoquinta Conferencia Internacional sobre el Sida celebrada en Bangkok, Tailandia. Asimismo, participó en una rueda de prensa en ese mismo escenario a las 11.00 h.