Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El gobierno y los Tigres de Liberación deben prestar atención a los llamamientos del Consejo de Seguridad de la ONU

Desplazados internos huyendo de los bombardeos, Kilinochchi, Sri Lanka, 10 de mayo de 2009. © Particular

Londres.- El gobierno de Sri Lanka y los Tigres de Liberación de Eelam Tamil (LTTE, por sus siglas en inglés) deben prestar atención inmediata a las exhortaciones del Consejo de Seguridad de la ONU y similares llamamientos formulados por el presidente estadounidense Barack Obama y permitir que decenas de miles de civiles abandonen la “zona libre de fuego”.

Amnistía Internacional ha acogido positivamente la declaración del Consejo de Seguridad como un primer paso para abordar la crisis humanitaria y de derechos humanos que afecta a Sri Lanka, pero ha instado a que se ponga fin al uso de armas de gran calibre y a que se permita el acceso inmediato de la ONU, la Cruz Roja y otras organizaciones de ayuda humanitaria a los 50.000 o más civiles atrapados en la “zona libre de fuego” situada en la costa noreste de la isla.

“El Consejo de Seguridad debe asegurar que se cumplen sus recomendaciones sin dilación y que la situación imperante en Sri Lanka se incluye formalmente en el programa de trabajo del Consejo y se mantiene bajo estrecha observación. También es preciso que aborde la cuestión de la rendición de cuentas por las graves violaciones del derecho internacional humanitario y de derechos humanos cometidas por ambas partes en el conflicto”, ha manifestado Sam Zarifi, director del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha acogido positivamente las declaraciones formuladas por separado por el Consejo de Seguridad y el presidente Obama en las que se censura al LTTE por su uso de civiles como “escudos humanos” y se insta al gobierno de Sri Lanka a tomar medidas urgentes para garantizar la seguridad de la población civil. El Consejo de Seguridad ha señalado al gobierno de Sri Lanka que debe cumplir con su compromiso de no utilizar armas de gran calibre en zonas densamente pobladas, promesa a la que ha faltado en las últimas semanas, causando la muerte de numerosos civiles.

El 12 de mayo, la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, se dirigió por escrito al Consejo de Seguridad para solicitar medidas inmediatas destinadas a abordar la atroz situación reinante en la “zona libre de fuego”. La secretaria general expresó honda preocupación por el elevado número de civiles víctimas de homicidio, entre ellos muchos niños y niñas, y advirtió de que hay un número creciente de indicios sólidos de que el gobierno y el LTTE están cometiendo graves violaciones del derecho internacional humanitario.

Amnistía Internacional también instó al Consejo de Seguridad a hacer hincapié en la responsabilidad individual por los crímenes de derecho internacional y a garantizar la creación de una comisión de investigación como primer paso para la rendición de cuentas por las presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y de derechos humanos.

Información complementaria
Amnistía Internacional ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU a asegurar que se pone fin a los ataques contra civiles por parte del ejército de Sri Lanka y del LTTE, que el LTTE permite que la población civil abandone la zona de conflicto y que el gobierno de Sri Lanka hace alto al uso de artillería pesada en una zona tan densamente poblada y permite el acceso inmediato de organismos de ayuda humanitaria y observadores internacionales.

La organización ha condenado reiteradamente tanto al LTTE como a las fuerzas armadas de Sri Lanka por la comisión de graves violaciones del derecho internacional humanitario, entre ellas crímenes de guerra. El LTTE ha retenido por la fuerza a civiles en la zona de conflicto para usarlos como “escudos humanos” contra las fuerzas del gobierno. Éstas han utilizado en el pasado unidades de artillería pesada que, dadas las circunstancias, tiene efectos indiscriminados y ha causado muertos y heridos entre la población civil.

El presidente estadounidense Barack Obama ha advertido: “Si no se actúa con urgencia, esta crisis humanitaria podría convertirse en una catástrofe”.
El presidente Obama ha censurado al LTTE por utilizar a civiles como “escudos humanos”, ha exhortado al gobierno de Sri Lanka a poner fin al “bombardeo indiscriminado” de la zona y ha solicitado que se permita el acceso de organismos de ayuda humanitaria a la población civil atrapada entre dos fuegos y a la población desplazada internamente a fin de que puedan recibir la asistencia adicional que necesitan.

 

 

Amnistía Internacional está recogiendo firmas a través de una ciberacción, para pedir protección para la población civil atrapada en el conflicto entre las tropas gubernamentales y los Tigres de Liberación: