Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El cierre de los pasos fronterizos con Siria pondrá vidas en peligro

Una refugiada kurda de Siria con su bebé espera tras cruza la frontera cerca de la ciudad de Suruc. © AFP/Getty

Las autoridades turcas deben garantizar que las fronteras del país se mantienen abiertas para quienes huyen del conflicto y los abusos contra los derechos humanos en Siria e Irak, ha manifestado Amnistía Internacional.

Turquía ha comenzado a cerrar algunos de los pasos de su frontera con Siria tras la llegada al país, en los últimos días, de 130.000 refugiados kurdos que huyen del avance del grupo armado que se da en llamar Estado Islámico.

“No cabe duda de que la última afluencia de refugiados ha afectado todavía más a los ya mermados recursos de Turquía, pero esta circunstancia no puede servir de excusa para negar refugio seguro a nadie que esté huyendo de los horrores de la guerra”, ha señalado Sherif Elsayed-Ali, jefe del Equipo sobre Derechos de Personas Refugiadas y Migrantes de Amnistía Internacional.

“Dado el creciente número de refugiados desesperados que llegan a la frontera en busca de seguridad, es esencial que la comunidad internacional tome ya medidas para mejorar su apoyo a Turquía y otros países vecinos de Siria a fin de evitar más sufrimiento.”

Turquía, que antes de este fin de semana acogía ya a más de un millón de refugiados de Siria, se está ocupando de la crisis prácticamente sola.

“Los líderes del mundo se han apresurado a condenar la atrocidades cometidas en Irak y en Siria por el grupo armado que se da en llamar Estado Islámico. Ahora deben prestar asistencia a quienes huyen de él”, ha añadido Sherif Elsayed-Ali

Amnistía Internacional insta a los países a que acudan la semana próxima a la reunión en Ginebra del Comité Ejecutivo de Programa del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados a fin de abordar conjuntamente esta crisis global.

“Tenemos que ver que se da una respuesta exhaustiva a la crisis de desplazamiento de Oriente Medio, especialmente al procedente de Siria e Irak. La respuesta ha de incluir asistencia humanitaria, un plan para ayudar a los países de acogida a atender las necesidades de la población refugiada en materia de educación, salud y vivienda y el reasentamiento de decenas de miles de refugiados en los próximos años”, ha explicado Sherif Elsayed-Ali.

El conflicto de Siria ha provocado la mayor crisis de desplazamiento forzado del mundo. Actualmente hay más de 3,3 millones de refugiados de Siria, la gran mayoría de los cuales han buscado seguridad en los países vecinos y otros 6,5 millones de personas se encuentran desplazadas dentro de las fronteras de Siria.

Cómo puedes ayudar