Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional y women'secret lanzan la campaña 'La violencia de género no puede ser un secreto'

Colección de pijamas.
Rueda de prensa en la que se ha presentado la campaña. De izquierda a derecha, Ana Rebollar, directora adjunta de Amnistía Internacional España, Jaume Miquel, director general de women'secret, y Ascensión Anguita, víctima de violencia de género. © Amnistía Internacional

Las mujeres de todo el mundo siguen siendo víctimas de la violación de derechos humanos más universal, oculta e impune

Madrid.- La violencia contra las mujeres y las niñas continúa siendo consentida, cuando no promovida, en muchos países de todo el mundo. No existe ningún Estado en el que no haya manifestaciones de esta clase de violencia, que sigue siendo la violación de derechos humanos más universal y, muchas veces, oculta e impune. Se calcula que una de cada tres mujeres en el mundo es golpeada, obligada a mantener relaciones sexuales o sometida a otros abusos a lo largo de su vida.


En nuestro país, se han llevado a cabo medidas muy positivas durante los últimos años, como la puesta en marcha de la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. Pese a ello, se debe alertar sobre la necesidad de profundizar en su aplicación y desarrollo, sobre todo en el ámbito de la reparación a las víctimas.


Con el objetivo de hacer aún más visible este tipo de violencia, así como para contribuir a su erradicación, Amnistía Internacional y women’secret lanzan una campaña conjunta bajo el lema 'La violencia de género no puede ser un secreto'.


La violencia de género no puede ser un secreto oculto en el espacio doméstico. Ningún abuso o asesinato pertenece a la esfera de lo privado. Las mujeres y niñas deben sentirse respaldadas en el ámbito público y en el privado para que desaparezcan tanto las barreras que las disuadan de denunciar como las que las lleven a ocultar que sufren violencia.


Pero esta nueva campaña también recuerda que la violencia de género no puede ser un secreto en ninguna de sus otras manifestaciones. La violencia y el acoso sexual o laboral, la trata o la mutilación genital femenina también son parte de la violencia hacia las niñas y las mujeres, a pesar de que en demasiadas ocasiones no sean percibidas como tal.


Los Estados deben asumir su responsabilidad ante estas violaciones de derechos humanos de las que son víctimas las mujeres. Las leyes deben considerar la violencia y los abusos hacia las mujeres y las niñas como un delito grave, deben proteger a las víctimas, facilitarles el acceso a la justicia, darles reparación, y acabar con la impunidad de los perpetradores.


Una colección solidaria


Desde el 3 de marzo estará disponible en todas las tiendas women'secret de España (más de 230 tiendas), la colección que women’secret ha diseñado junto a Amnistía Internacional exclusivamente para la campaña 'La violencia de género no puede ser un secreto'.


Por su parte, Amnistía Internacional destinará el dinero recaudado con esta iniciativa a acciones dirigidas a acabar con la violencia contra las mujeres y niñas.


La situación en España


España es de los pocos países en el mundo que publica estadísticas mensuales y anuales sobre el número de mujeres muertas a manos de sus parejas o exparejas. Durante el pasado año, 73 mujeres murieron al ser víctimas de violencia de género, según el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer. Por otra parte, en España se debe garantizar el acceso a una reparación integral para las víctimas de violencia de género y/o sus familiares.

 

La Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género supuso un notable avance en la defensa de las mujeres y las niñas. Sin embargo, esta ley no contiene ninguna medida prevista para garantizar la reparación de la manera más amplia posible, incluyendo no solo indemnización económica, sino también restitución, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición. Hoy se sigue utilizando para fijar la indemnización la Ley de Ayuda a Víctimas de Delitos Violentos y contra la Libertad Sexual del año 1995, y cuyos requisitos para poder optar a dicha ayuda son muy difíciles de cumplir por la gran mayoría de las víctimas.

 

La situación en el resto de países


Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año unas 5.000 mujeres son asesinadas por miembros de su familia en defensa de su honor en todo el mundo, y una de cada cinco asegura haber sufrido abusos sexuales en su infancia. Además, la trata de mujeres y niñas para trabajos forzados y explotación sexual es un fenómeno generalizado. La violencia contra las mujeres y las niñas sigue siendo una asignatura pendiente a nivel mundial.


En muchos países ni siquiera existen datos oficiales fiables sobre la violencia contra las mujeres y las niñas. Por ello, la Asamblea General de Naciones Unidas manifestó en 2010 la necesidad de formular y aplicar leyes, políticas, estrategias y medidas de prevención sólidas para lograr contar con datos fiables, como primer paso para luchar contra esta violencia.


A pesar de las carencias, a lo largo de los últimos años se han conseguido algunos logros en diferentes países, como por ejemplo la firma del Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la Trata de Seres Humanos por parte del Gobierno británico, la obligación de ofrecer refugio a las mujeres maltratadas en Suecia y mayor protección a las mujeres violadas en los países nórdicos, y nuevas leyes de delitos sexuales en Kenia y Argentina. Además, en países como Estados Unidos se han producido mejoras en relación a la protección de las mujeres indígenas y las mujeres violadas.