Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional, esperanzada por el alto el fuego permanente anunciado por ETA

Londres.- Ante el anuncio por parte de Euskadi Ta Askatasuna, ETA (Patria Vasca y Libertad) de un alto el fuego permanente, Amnistía Internacional da la bienvenida a esta noticia que puede suponer el cese de los abusos contra los derechos humanos cometidos por ETA durante casi cuarenta años. Además, la organización advierte que este anuncio debe significar el cese total de los atentados, las amenazas y el hostigamiento a amplios sectores de la población, especialmente en el País Vasco y Navarra.

 

En el escenario de negociación que pueda abrirse a partir de este momento, Amnistía Internacional quiere recordar que los derechos humanos no deben ser moneda de cambio. Sea cual sea el proceso que pueda dar comienzo, no puede haber impunidad para los graves abusos de derechos humanos cometidos por ETA. También deben ser investigadas las violaciones de derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad, tal como han recomendado el Relator de Naciones Unidas contra la Tortura y el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura. En cualquier caso debe respetarse el derecho a obtener verdad, justicia y reparación para todas las víctimas.

 

La organización cree que el respeto a los derechos humanos, al margen de consideraciones políticas, es fundamental para la paz de España y el País Vasco en el futuro.

 

«Los derechos humanos nunca son negociables y no pueden depender de que se inicie o se interrumpa un alto el fuego ni de otras circunstancias concretas de las conversaciones que se lleven a cabo tras este anuncio», ha declarado Nicola Duckworth, directora del Programa para Europa del Secretariado Internacional de Amnistía Internacional.

 

Información general

ETA hizo público ayer un comunicado a la televisión autonómica vasca (ETB) anunciando un alto el fuego permanente a partir de las 00:00 (hora local) del 24 de marzo de 2006.

 

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó el pasado 17 de mayo de 2005 una moción presentada por el Grupo Socialista en la que se reafirmaba que "si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia, respetando en todo momento el principio democrático irrenunciable de que las cuestiones políticas deben resolverse únicamente a través de los representantes legítimos de la voluntad popular. La violencia no tiene precio político y la democracia española nunca aceptará el chantaje de la violencia".

 

Amnistía Internacional, durante el cese indefinido de acciones declarado por ETA en septiembre de 1998, hizo públicas sus recomendaciones al gobierno español, así como a ETA y a otros grupos afines para que los derechos humanos fueran el marco de referencia del llamado "proceso de paz".