Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Activista siria galardonada con un premio de derechos humanos

Razan Zaitouneh ha sido galardonada con el premio de derechos humanos Anna Politkovskaya 2011

“Vivir con el suspense de lo que pueda suceder a continuación no es fácil. Pero todos sabemos que el precio que estoy pagando es poca cosa, comparado con otros. Hay quien ha pagado con su vida, y otros han sufrido prisión, tortura y otros malos tratos”, declaró Razan Zaitouneh a Amnistía Internacional tras ganar el premio.

“La parte más hermosa de la revolución siria es el ánimo de la población que convirtió las protestas en carnavales de canciones, bailes y cánticos a la libertad, pese a las balas, las detenciones y los tanques. Esta determinación y esta esperanza nos motivan para seguir con nuestra lucha por la libertad".

 

Amnistía Internacional ha aplaudido la concesión de un prestigioso premio de derechos humanos, Anna Politkovskaya 2011, a una activista siria que se vio obligada a ocultarse tras desafiar la represión ejercida por las autoridades de su país contra la disidencia.

Razan Zaitouneh, abogada y periodista, ha sido galardonada con el premio por su extraordinaria contribución a los derechos humanos durante la última década, y, especialmente, por su papel en el movimiento antigubernamental en Siria desde que comenzaron las protestas en marzo de este año.

Por sus actividades, Zaitouneh ha tenido que pagar un alto precio personal. En abril, Razan y su esposo, Wa’el Hammada, se vieron obligados a ocultarse, pero éste último acabó siendo detenido por miembros de los servicios de inteligencia de la Fuerza Aérea. Hammada permaneció recluido en régimen de incomunicación hasta el 12 de julio antes de ser trasladado a la Prisión Central de Damasco (prisión de Adra).

Amnistía Internacional ha recibido información que indica que, durante su reclusión, el marido de Razan Zaitouneh fue sometido a régimen de aislamiento, tortura y otros malos tratos. Pese a haber quedado en libertad bajo fianza el 1 de agosto, en la actualidad, se encuentra a la espera de ser juzgado por una multitud de cargos falsos.


Razan Zaitouneh continúa escondida.