Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Abusos generalizados contra los derechos humanos y el derecho internacional en Darfur

Londres.- Cuando arrecian los combates y el desplazamiento de civiles en Darfur, en el oeste de Sudán, Amnistía Internacional solicita a todas las partes en conflicto que respeten en todo momento las normas internacionales de derechos humanos y el derecho internacional humanitario. En un informe de 43 páginas titulado Sudan: Darfur -- “Too many people killed for no reason” (disponible sólo en inglés)la organización documenta abusos generalizados contra los derechos humanos cometidos en el estado de Darfur.

 

En su intento de frenar la escalada del conflicto armado en Darfur, las fuerzas gubernamentales sudanesas y las milicias aliadas al gobierno de Sudán (los janjawid ) están amenazando la vida, la libertad y las propiedades de cientos de miles de civiles mediante bombardeos, homicidios y torturas indiscriminados, la violación de mujeres y niñas, y detenciones, secuestros y desplazamientos forzados.

 

Desde que en febrero de 2003 se inició el conflicto entre el Ejército de Liberación de Sudán, con base en Darfur, y el gobierno de Jartum, centenares de miles de personas se han desplazado dentro de la región o han buscado refugio cruzando la frontera con Chad.

 

Durante una visita a los refugiados en el este de Chad realizada en noviembre de 2003, delegados de Amnistía Internacional documentaron numerosos testimonios de refugiados sudaneses. Éstos denunciaban ataques contra pueblos y ciudades tanto por parte de la milicia aliada al gobierno como por parte de soldados gubernamentales. Las características de los homicidios cometidos por estos últimos y por los janjawid apuntan a una práctica reiterada y sistemática de ejecuciones extrajudiciales y homicidios ilegítimos.

 

“Existen indicios claros de cooperación entre las fuerzas gubernamentales y la milicia aliada al gobierno. El gobierno sudanés debe acabar con toda clase de apoyos y suministros a los janjawid o establecer una cadena inequívoca de responsabilidades y mando sobre ellos, entre otras cosas exigiéndoles responsabilidades por los abusos cometidos contra el derecho internacional humanitario” ha señalado Amnistía Internacional.

 

Las autoridades sudanesas no han condenado los numerosos casos de abusos graves contra los derechos humanos cometidos en Darfur, ni han emprendido investigaciones transparentes e imparciales sobre ellos.

“Con su silencio ante los abusos, el gobierno sudanés está tolerando o fomentando la comisión de nuevos abusos. Las fuerzas gubernamentales y su milicia aliada deben acabar inmediatamente con los ataques a civiles” afirma la organización de derechos humanos.

 

También han sido blanco de ataques los civiles que buscaban refugio dentro del país o al otro lado de la frontera con Chad. En Darfur, la crisis humanitaria va en aumento mientras las organizaciones humanitarias siguen teniendo un acceso muy limitado a los desplazados y las víctimas del conflicto debido a la inseguridad y a las restricciones impuestas por el gobierno. La ayuda humanitaria a los refugiados en Chad no sólo se ve obstaculizada por las duras condiciones de vida y las dificultades de acceso a la región, sino también por la inseguridad. El 29 de enero el gobierno sudanés bombardeó la localidad chadiana de Tina y causó la muerte de al menos tres civiles y lesiones a otros doce.

 

Amnistía Internacional ha pedido asimismo a los grupos políticos armados de la oposición, el Ejército de Liberación de Sudán y el Movimiento Justicia e Igualdad, así como a la milicia aliada al gobierno, que acaten en todo momento el derecho internacional humanitario, de obligado cumplimiento para todas las partes de un conflicto armado interno, y que respeten y protejan la vida y los medios de subsistencia de la población civil en todas las áreas bajo su control.

 

Amnistía Internacional ha reiterado sus llamamientos para que se permita a las organizaciones humanitarias el acceso urgente y sin trabas a Darfur, para que los ataques contra civiles perpetrados en la región sean investigados por observadores de derechos humanos y para que se establezca una comisión de investigación independiente e imparcial sobre la compleja situación de los derechos humanos en la región. Además, la organización ha pedido que los graves abusos contra los derechos humanos se aborden en cualquier negociación de paz sobre Darfur en el futuro.