Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Rendición de cuentas (Preguntas y Respuestas)

Ocho meses después de los alzamientos populares que derrocaron a los presidentes de Túnez y Egipto, ambos ex dirigentes están rindiendo cuentas en procedimientos penales. El ex presidente egipcio, Hosni Mubarak, tiene que comparecer el 3 de agosto ante los tribunales en El Cairo para responder de cargos que abarcan desde asesinato, por las muertes de manifestantes contrarios al gobierno por disparos de la policía, hasta corrupción y especulación. Mientras tanto, un tribunal de Túnez capital ha juzgado y declarado culpable de corrupción y otros delitos al ex presidente tunecino Zin el Abidín ben Alí, que fue procesado in absentia tras huir a Arabia Saudí.


¿Cuáles son los cargos contra Mubarak?

 

Mubarak y su ex ministro del Interior Habib El Adly están acusados de responsabilidad en el asesinato y la tentativa de asesinato de centenares de personas por disparos de las fuerzas de seguridad durante el alzamiento de enero; la cifra oficial de víctimas mortales es de 840. El ex presidente está acusado también de corrupción y abuso de poder. Dos de sus hijos, Alaa Mubarak y Gamal Mubarak, y el empresario Hussein Salem se enfrentan también a cargos de corrupción.


Mubarak podría ser condenado a muerte si es declarado culpable. Muchas de sus víctimas lo quieren así.  ¿Cuál es la postura de Amnistía Internacional?


Amnistía Internacional se opone categóricamente a la pena de muerte en todos los casos, cualquiera que sea la gravedad del delito cometido. La pena de muerte viola el derecho a la vida y es la forma más extrema de pena cruel, inhumana y degradante. En la Asamblea General de la ONU, la mayoría de los Estados han pedido reiteradamente una moratoria mundial sobre las ejecuciones, medida que Amnistía Internacional apoya junto con la abolición universal de la pena capital.


¿Se puede juzgar a una persona si está mal de salud?


Si se teme por la salud de un acusado, es esencial, en interés de la justicia, someterlo a una evaluación médica independiente e imparcial. En ella se debe terminar si es mental y físicamente capaz de soportar un juicio y, muy especialmente, si puede participar en su propia defensa. Sólo debe anularse o aplazarse el juicio si se determina que el acusado es incapaz de participar en él.


Ha habido informes contradictorios sobre la salud del ex presidente Mubarak, así que, si lo consideran necesario, las autoridades egipcias deben establecer una comisión independiente de expertos médicos que evalúen su capacidad mental y física para ser sometido a juicio. Esta medida es especialmente importante dada la falta general de confianza pública en las instituciones del Estado en Egipto y el temor de las familias de las víctimas a que se utilicen indebidamente las dudas sobre la salud del ex presidente para impedir o demorar su juicio.


¿Fue el juicio in absentia de Ben Alí en Túnez justo?


No. Fue injusto, porque se le negó el derecho a estar presente. Sus abogados habían solicitado un aplazamiento para tener tiempo de preparar una defensa adecuada. El gobierno tunecino actual debe observar el debido proceso y las normas sobre juicios justos; si no, correrá el riesgo de reproducir el injusto sistema de justicia por el que se caracterizó Túnez con Ben Ali.

Los cargos presentados hasta ahora contra Ben Alí no están relacionados con violaciones de derechos humanos de especial gravedad. ¿Podría ser juzgado por delitos de derecho internacional más graves?


En general, toda persona de la que quepa sospechar razonablemente que ha cometido delitos de derecho internacional, como tortura, desapariciones forzadas y homicidios ilegítimos, debe ser sometida a juicio en el país donde se hayan cometido los presuntos delitos. En el caso del ex presidente Ben Alí, sería preferible que fuera devuelto a Túnez y procesado allí, siempre que pueda ser sometido a un juicio justo y sin riesgo de ser condenado a muerte. No obstante, según el concepto de jurisdicción universal, todo Estado puede juzgar legalmente a presuntos autores de tales delitos, con independencia de dónde se hayan cometido. Además, todos los Estados tienen la obligación de investigar tales delitos, iniciar enjuiciamientos por ellos si hay indicios suficientes y prestar ayuda, incluso extraditando a los presuntos autores.


¿Cómo se ha tratado a las víctimas de abusos desde la caída de Mubarak y Ben Alí?


Las familias de los manifestantes muertos este año han podido presentar denuncias tanto en Egipto como en Túnez. Se han iniciado juicios contra mandos presuntamente responsables de los homicidios. Sin embargo, en Egipto, el acceso limitado a los tribunales ha impedido a las familias de muchas de las víctimas asistir a los juicios, lo que les ha hecho sentir que no se han atendido sus denuncias. También ha contribuido a agravar este sentimiento el hecho de que, hasta hace muy poco, las autoridades no hayan destituido ni retirado temporalmente de sus cargos a los mandos de las fuerzas de seguridad acusados. Los retrasos y la falta de avances en estos juicios han llevado de nuevo a los manifestantes a la calle tanto en Egipto como en Túnez.


¿Deben ser juzgados también estos ex jefes de Estado por violaciones de derechos humanos más antiguas?


En el contexto de los juicios en curso, los acusados sólo pueden ser juzgados por delitos recientes, pero tienen que exigírseles también responsabilidades penales por los cometidos durante los años que estuvieron en el poder. Amnistía Internacional lamenta que, aunque tanto en Egipto como en Túnez se hayan establecido comisiones de investigación, los mandatos de éstas estén limitados a las violaciones de derechos humanos cometidas durantes los alzamientos populares. En ambos países, hasta ahora las autoridades no han tomado tampoco medidas concretas para abordar los delitos cometidos en el pasado. Los cargos formulados actualmente contra el ex presidente Mubarak no abarcan las numerosas y graves violaciones de derechos humanos y delitos documentados que sus fuerzas de seguridad cometieron con impunidad durante decenios. Asimismo, en los cargos presentados hasta la fecha contra el ex presidente tunecino Ben Alí se ha hecho en gran medida caso omiso de los abusos generalizados y sistemáticos contra los derechos humanos que dieron lugar a las manifestaciones públicas.

Cómo puedes ayudar