Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El Consejo de Europa debe garantizar la protección de los derechos humanos en Chechenia

Londres.- En vísperas del debate del Consejo de Europa sobre la situación en Chechenia y las repúblicas del Cáucaso septentrional vecinas, Amnistía Internacional pide a la organización y a sus Estados miembros que utilicen todos los medios disponibles para ayudar a proteger y hacer respetar los derechos humanos en esta región.

 

El Consejo de Europa debe continuar su labor de vigilancia e información de la situación en Chechenia, así como de la situación de los refugiados y los desplazados internos chechenos. Asimismo, debe potenciar la cooperación entre sus organismos de derechos humanos y las autoridades pertinentes del gobierno ruso.

 

Al  someter a debate los tres informes –sobre la situación en Chechenia, sobre la situación política en Chechenia y sobre la situación humanitaria de los desplazados internos chechenos– el 7 de octubre, la Asamblea Parlamentaria debe reiterar que los abusos contra los derechos humanos no están nunca justificados y que la impunidad debe acabar. Amnistía Internacional pide al Consejo de Europa y a sus Estados miembros que no desaprovechen esta oportunidad de reforzar los mecanismos de protección de los derechos humanos en Rusia e insistan en que se apliquen las recomendaciones anteriores.

 

A lo largo del conflicto, Amnistía Internacional ha documentado casos de “desaparición”, ejecución extrajudicial, tortura (incluida violación) y malos tratos a manos de miembros de las fuerzas de seguridad, y de homicidio indiscriminado de civiles a manos de miembros de los grupos armados de oposición. La mayoría de estos abusos se comenten con impunidad, y las víctimas que se atreven a pedir justicia presentando una demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos se exponen a sufrir graves represalias por ello. Amnistía Internacional ha documentado, por ejemplo, varios casos de demandantes y familiares suyos que han sido asesinados, han “desaparecido” o han recibido amenazas y sufrido agresiones físicas. En algunos de ellos, los autores de los abusos dijeron explícitamente a las víctimas que las trataban así para obligarlas a retirar la demanda. El 14 de octubre, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos examinará los primeros casos de violaciones de derechos humanos cometidas en Chechenia.

 

Como parte del trabajo de documentación de los continuos abusos que realiza Amnistía Internacional, una delegación de la organización viajó a Ingushetia en marzo y abril, y nuevamente en junio, de este año para reunir información sobre abusos contra los derechos humanos cometidos tanto en Chechenia como en Ingushetia. En junio de 2004, la organización publicó un informe (Índice AI: EUR 46/027/2004) sobre la situación en el Cáucaso septentrional en el que, entre otras cosas, se pedía al Consejo de Europa que aumentara las medidas de protección de los derechos humanos en la región.

 

El periodo de sesiones de octubre de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa va a tener lugar contra el fondo del trágico suceso ocurrido recientemente en Beslan, Osetia del Norte. Amnistía Internacional condenó enérgicamente la toma de rehenes, en la que murieron 331 de éstos y resultaron heridos mucho más. La organización teme que, a raíz de este suceso, se menoscabe la protección de los derechos humanos en nombre de la seguridad y de la denominada “guerra contra el terror”. El Parlamento ruso ha aprobado una resolución  en la que se piden medidas para combatir el terrorismo que, en algunos aspectos, podrían constituir violaciones de derechos humanos y de la libertad de circulación y de expresión. Amnistía Internacional considera, asimismo, motivo de preocupación que, según informes, en Moscú y otras grandes ciudades de todo la Federación Rusa se haya detenido  a gran número de personas originarias del Cáucaso y Asia central y se las ha expulsado a otras zonas del país y que en el curso de las expulsiones se hayan violado los derechos humanos de muchas de estas personas.

 

Aunque reconoce la obligación de Rusia de proteger a sus ciudadanos de los delitos violentos, Amnistía Internacional insta a las autoridades a garantizar que todas las medidas que se tomen son compatibles con las directrices del Consejo de Europa sobre derechos humanos y lucha contra el terrorismo. Los informes recibidos por la organización indican que, inmediatamente después de la toma de rehenes, las fuerzas rusas y las fuerzas chechenas bajo el mando del gobierno pro moscovita de Chechenia detuvieron a familiares de algunos de los presuntos secuestradores. La mayoría de los detenidos fueron puestos en libertad posteriormente, pero algunos de ellos han informado de que los maltrataron e insultaron.