Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

El anuncio británico de una suspensión limitada de los permisos de exportación armas a Israel, un “colosal paso atrás”

Palestino junto a un minarete derrumbado en una mezquita en Gaza. 30 de julio de 2014. La mezquita se detruyó en un ataque aéreo de israel. EPA/OLIVER WEIKEN

En respuesta a la noticia de que el gobierno británico suspenderá únicamente 12 permisos de exportación de armas y otro material militar a Israel y sólo si se reanudan unas “hostilidades significativas” una vez que concluya esta noche el actual alto el fuego, el experto en armas de Amnistía Internacional Reino Unido, Oliver Sprague, ha declarado:

“A primera vista, este anuncio parece mostrar que el gobierno por fin adopta una postura responsable sobre las ventas de armas a Israel. Sin embargo, la realidad es justo la contraria. Supone un notable debilitamiento de nuestras normas actuales para prevenir que las armas británicas alimenten crímenes de guerra y abusos graves contra los derechos humanos.”

“El decir que esos 12 permisos de comercio de armas sólo se suspenderán si la situación se deteriora supone un colosal paso atrás en los controles de comercio de armas del propio Reino Unido. El examen realizado por el propio gobierno ha identificado esos permisos como correspondientes a piezas que podrían ser parte del material utilizado por las Fuerzas de Defensa de Israel en Gaza.”

“Las normas existentes establecen que, ante la crisis actual, deben interrumpirse todas las ventas de armas pero, con este anuncio, el gobierno ha cambiado las reglas para permitir que esas irresponsables ventas de armas continúen. Esto sienta un precedente muy peligroso. En lugar de conceder a las víctimas de bombardeos indiscriminados el beneficio de la duda, permite que los exportadores de armas continúen con su negocio prácticamente como hasta ahora.”

“El historial del ejército israelí en los Territorios Ocupados, especialmente Gaza y Cisjordania, suscita serias dudas sobre si, para empezar, Reino Unido debería haber estado vendiendo esas armas a Israel.”

“Dado el considerable riesgo de que las armas y la tecnología afín se utilicen para cometer o facilitar violaciones graves del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, Reino Unido debe suspender de inmediato las ventas de armas a Israel y presionar enérgicamente para que la ONU dicte un embargo de armas contra Israel, Hamás y otros grupos armados palestinos.”