Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

COMUNICADO DE PRENSA DE LA COALICIÓN DE ONG EUROPEAS QUE AGRUPA, ENTRE OTRAS, A SAFERWORLD, OXFAM, PAX CHRISTI Y AMNISTÍA INTERNACIONAL

Continúa la venta de armas de los estados miembros a los autores de abusos contra los derechos humanos por falta de rigidez en los controles

Bruselas.- Hoy, 30 de septiembre de 2004, una coalición de 55 ONG europeas ha advertido de que los controles de armas aplicados por la Unión Europea no bastan para impedir que el armamento llegue a manos equivocadas. La coalición ha manifestado que existen grandes lagunas en el Código de conducta de la Unión Europea en materia de exportaciones de armas y que éste debe ser endurecido sin mayor dilación.

 

El llamamiento coincide con la publicación de un informe elaborado por las ONG bajo el título Taking Control: The Case for a More Effective EU Code of Conduct (disponible en inglés en la dirección http://www.amnesty-eu.org).

 

"El Código de conducta de la UE es un primer paso, pero está claro que no está cumpliendo el objetivo de garantizar la aplicación de controles para una exportación responsable en Europa. Los Estados de la UE siguen proporcionando armas a países en los que se siguen cometiendo abusos contra los derechos humanos y que padecen una inestabilidad interna", ha dicho Dick Oosting, director de la Oficina de AI ante la UE.

 

"El discurso de la UE está lleno de palabras bonitas, pero el hecho cierto es que sus Estados miembros siguen exportando equipos de defensa cuando no deberían hacerlo. En el informe indicamos qué debe hacerse para impedir esos abusos", ha declarado Henry Smith de Saferworld.

 

Entre 1994 y 2001, la UE exportó armas por valor de casi diez mil millones de dólares estadounidenses a países en vías de desarrollo: aproximadamente un tercio del total de envíos de armamento con destino a esos países. Las nuevas investigaciones llevadas a cabo en el contexto de la campaña Armas bajo Control han sacado a la luz una serie de casos recientes que demuestran cómo se evitan los controles a la exportación impuestos por la UE y así las armas y componentes europeos acaban en manos de autores de abusos contra los derechos humanos. Entre esos casos, se pueden citar los siguientes:

 

Motores alemanes se saltan el embargo impuesto por la UE a China y a Myanmar: El sistema de control a la exportación del gobierno alemán no ha logrado impedir que se instalen motores diesel de la empresa Deutz AG en vehículos blindados para transporte de personal en países sometidos a un embargo de armas por parte de la UE (China), o en países que a su vez han exportado los vehículos a otro país sometido a embargo (de Ucrania a Myanmar).

 

Componentes europeos en helicópteros nepalíes: India fabrica helicópteros de combate en estrecha colaboración con la empresa francesa Eurocopter y luego los ha exporta a Nepal, pese al uso indebido que las fuerzas de seguridad nepalíes hacen de esos vehículos dirigiéndolos contra civiles e insurgentes. Esos helicópteros también llevan componentes o subsistemas procedentes de otros países de la UE.

 

Traslado a Malaisia de la producción austriaca de armas pequeñas para uso militar: El fabricante austriaco de pistolas Steyr-Mannlincher ha firmado un acuerdo con el gobierno malaisio para fabricar el armamento militar de este país. Malaisia cuenta con un agresivo plan de exportaciones de este tipo de armas que no estaría sujeto al Código de conducta de la Unión Europea en materia de exportaciones de armas.

 

Estos casos son muestra de que, a pesar de la adopción del Código de Conducta en 1998, los controles a la exportación en Europa siguen siendo débiles e incompletos. Actualmente se está llevando a cabo una revisión del Código que finalizará, según lo previsto, durante la presidencia holandesa de la UE. Sin embargo, las ONG opinan que no parece que haya voluntad política de introducir las modificaciones necesarias para que realmente cambie la situación.

 

“Hace ya tiempo, demasiado, que las armas terminan llegando donde no debieran porque el Código de conducta de la UE no ha podido impedirlo. La nueva investigación viene a ilustrar la necesidad urgente de que la UE controle su comercio de armamento de forma responsable. Cada año vemos cómo cientos de miles de personas mueren abatidas por un arma. Europa debería ser un modelo a seguir para el resto del mundo", ha afirmado Justin Forsyth, director de política de Oxfam.

 

Las recomendaciones de las ONG para endurecer el Código son las siguientes:

 

Introducir mayor rigor en los criterios del Código: La redacción actual de los criterios que se recogen el Código es ambigua y se presta a interpretaciones muy diversas por parte de los distintos Estados miembros. Con el empleo de un lenguaje más riguroso se evitaría que los Estados miembros tomaran decisiones irresponsables relativas a las licencias de exportación.

 

Regular la producción bajo licencia en el extranjero: Todos los acuerdos de producción bajo licencia en el extranjero suscritos por empresas europeas deben estar sujetos, en su totalidad, a procedimientos de concesión de licencias de exportación.

 

Aplicar el Código a los componentes de armas: El Código debe aplicarse con rigidez a la exportación de componentes y subsistemas, así como al arma en su conjunto.

 

Reforzar los embargos de armas: Debe impedirse que las armas y componentes europeos encuentren el modo de llegar a un país sometido a embargo, ya sea directamente o a través de terceros países.

 

Garantizar que todos los Estados miembros de la UE publican informes anuales sobre exportaciones de armas: Una mayor transparencia en las decisiones de la UE relativas a las exportaciones de armas reduciría las probabilidades de que los Estados miembros realizaran exportaciones de manera irresponsable. Todos los Estados miembros deben elaborar informes anuales de carácter público.

 

La campaña Armas bajo Control, gracias a la cual se sacaron a la luz los casos mencionados, lucha por la adopción de un Tratado Internacional sobre Comercio de Armas que sea jurídicamente vinculante. El endurecimiento del Código de conducta de la UE significaría un gran paso adelante en la consecución de este objetivo.