Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional pide moderación en la región del Kurdistán iraquí tras la muerte de unos manifestantes

Pueblo de Khalakan, en Sulaimaniya, abril de 2009. © Amnesty International

Londres.- Mientras continúan las manifestaciones antigubernamentales en el norte de Irak, Amnistía Internacional ha pedido al gobierno regional del Kurdistán que refrene a las milicias armadas vinculadas a un partido político que mataron a dos manifestantes ayer.
 
Cientos de activistas del partido Goran han rodeado hoy la sede de este partido de la oposición en la ciudad de Sulaimaniya para protegerla de las fuerzas de seguridad del gobierno y las milicias armadas pertenecientes al Partido Democrático del Kurdistán (KDP).
 
Ayer, esta milicia armada mató en Sulaimaniya a dos personas –una de ellas un muchacho de 15 años– que protestaban ante la sede central del KDP y pedían el fin de la corrupción. El KDP y otro partido kurdo gobiernan conjuntamente en la región semiautónoma iraní del Kurdistán.
 
Los homicidios de ayer agravaron una situación ya explosiva en Sulaimaniya, y son una noticia muy preocupante, además de trágica. Es fundamental que las autoridades tomen medidas para evitar más homicidios y otros abusos, pongan bajo control a la milicia del KDP y la hagan responder ante la ley.
 
Las autoridades kurdas deben ordenar inmediatamente la apertura de una investigación independiente sobre los homicidios de ayer, cuyos autores deben ser puestos a disposición judicial si, como parece, se trató de homicidios ilegítimos.
 
La violencia estalló ayer en Sulaimaniya cuando unas 400 personas, que habían participado en una manifestación más numerosa en el centro de la ciudad, comenzaron a arrojar piedras contra las oficinas del KDP.
 
La milicia del KDP disparó contra los manifestantes y los disparos mataron a una persona e hirieron a aproximadamente otras 56, algunas de gravedad.
 
Esa misma noche fueron incendiadas las oficinas del movimiento Goran, en la oposición.
 
Al parecer, a partir de entonces han sido convocados a Sulaimaniya más efectivos de las milicias del KDP, que se han estacionado a las afueras de la ciudad.
 
Los dos partidos políticos que gobiernan en coalición las tres provincias kurdas de Irak siguen teniendo milicias armadas que prácticamente imponen su ley y han permitido que se cometan con impunidad abusos contra los derechos humanos. Es hora ya de que respondan ante la ley.