Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Agenda de Derechos Humanos para la visita de García-Margallo a Túnez

José Manuel García-Margallo, Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España. ©Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación

Violencia contra la mujer, impunidad de las fuerzas de seguridad y libertad de expresión

Madrid.- Con motivo de la visita mañana del ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, a Túnez, Amnistía Internacional le ha dirigido una carta con las principales preocupaciones de la organización sobre la situación de derechos humanos en el país.
Destaca la vigente legislación discriminatoria contra la mujer, la impunidad de las fuerzas de seguridad y la necesidad de proteger la libertad de los medios de comunicación y el derecho a la libertad de expresión de la ciudadanía.

Derechos sexuales y reproductivos
Tanto en Túnez, como en otros países del Magreb, sigue vigente una legislación discriminatoria hacia las mujeres y faltan medidas de protección, reparación y apoyo para las víctimas de violencia sexual.
Las disposiciones jurídicas sobre la violación hacen hincapié en la moral, más que en la integridad de la víctima. Además, la legislación permite a los violadores eludir la acción de la justicia casándose con sus víctimas menores de 18 años.
Amnistía Internacional considera que toda persona declarada culpable de violación debe ser procesada y castigada con una condena que refleje la gravedad del delito cometido, excluyendo la pena de muerte.
Ahora que se está revisando la legislación sobre violencia contra las mujeres en Túnez, es importante que el gobierno español impulse medidas de protección que vayan en esta dirección.

Impunidad y reforma de las fuerzas de seguridad
La organización cree necesario que se impulse una revisión exhaustiva del aparato de seguridad del Estado.
Asimismo, es imprescindible que se investiguen de forma completa y transparente todas las violaciones de los derechos humanos cometidas y se asegure que los miembros de las fuerzas de seguridad que hayan ordenado o cometido actos de tortura u otros graves delitos sean llevados ante la justicia en juicios justos, sin que, en ningún caso, se aplique la pena de muerte como castigo.
Mientras se lleven a cabo las investigaciones y los juicios, los miembros de las fuerzas de seguridad sospechosos de haber participado en violaciones de los derechos humanos deben quedar apartados de sus funciones.
Las autoridades deben cooperar plenamente con las investigaciones y con las autoridades judiciales en este contexto.
Finalmente, Amnistía Internacional también solicita que se establezca un organismo de supervisión que asegure la rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad en cualquier tipo de violación de los derechos humanos.

Libertad de expresión
En la legislación tunecina existen varias disposiciones que deben modificarse para ajustarse a la Constitución y proteger así la libertad de los medios de comunicación y el derecho a la libertad de expresión.
Legisladores y tribunales deben eliminar todas las disposiciones del Código Penal y el Código de Prensa que establecen penas de cárcel para formas de expresión no violenta, por ejemplo, el reparto de octavillas que pueden “alterar la moral o el orden público” y las que tienen que ver con la “difamación de agentes estatales”.


Amnistía Internacional solicita al Ministro que aproveche esta visita para lograr avances en estas cuestiones.

Cómo puedes ayudar