Antonio Narváez, sus padres estarían en una fosa común.

“El día 17 de julio de 1936 le pegaron un tiro por la espalda (a mi padre)… Mi hermano tenía 5 años y yo tenía 3, (…) y aún se permitieron el lujo de llevarse a mi madre y matarla.”

A Antonio le contaron que a su padre lo enterraron en una fosa común; y de su madre nunca volvió a saber nada.

El gobierno español nunca lo ha investigado y, por eso, Antonio decidió recurrir a la justicia argentina. En 2015, con 82 años, pudo por fin, por primera vez en su vida, contar su historia ante un juzgado.

Por el momento, no ha habido avances en el caso. Lo que sí que se sabe es que el gobierno español está bloqueando la investigación sobre otros casos y deja en manos de familiares y asociaciones la exhumación de fosas comunes.

El caso de Antonio no es único. Se estima que miles de personas fueron víctimas de desaparición forzada durante la guerra civil y el franquismo, que aún están en fosas comunes de todo el territorio español. Personas que todavía hoy mantienen viva la ilusión de conseguir justicia.

Miles de víctimas de la guerra civil y el franquismo, y sus familias, mantienen viva la ilusión de conseguir justicia.

Que la consigan no es cuestión de suerte. Firma para enviar esta carta a los partidos políticos en el Congreso y pide que este año por fin se haga justicia.

Llevamos 233.124 firmas

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

No has introducido este dato.

Firma