Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

La represión de China contra abogados y abogadas de derechos humanos

© Amnistía Internacional
© Amnistía Internacional

Ha pasado un año desde el 9 de julio de 2015, cuando China comenzó su ataque contra activistas y abogados y abogadas de derechos humanos en todo el país

Un total de 248* activistas y abogados y abogadas chinos han sido interrogados por la policía, recluidos o acusados formalmente en esta ofensiva sin precedentes. Examinamos los acontecimientos fundamentales tal como se desarrollaron, desde el periodo de máxima represión en julio del año pasado hasta las reacciones de la comunidad internacional cuando se hizo evidente la extensión de la ofensiva, y la posterior liberación de algunas de las personas afectadas este año.

* Todas las cifras son correctas según la información de que dispone Amnistía Internacional; sin embargo, dadas las dificultades que entraña su verificación, es posible que no toda la información esté actualizada. Aquí encontrarás la https://www.amnesty.org/en/press-releases/2015/08/china-list-of-lawyers-and-activists-targeted/información más reciente.

El mapa de la represión

La ofensiva de China contra abogados y abogadas de derechos humanos y activistas se ha extendido por todo el país y, en un caso, ha ido más allá de sus fronteras, hasta la ciudad fronteriza de Mongla, en Myanmar.

Los medios de comunicación estatales chinos han calificado a los abogados y abogadas y activistas de derechos humanos atrapados en la represión de china de miembros de una “gran banda delictiva” y alborotadores, o han manchado de otro modo su reputación. Muchos de ellos se enfrentan al cargo de intentar subvertir el poder del estado. Sin embargo, para sus amistades y familiares son madres y padres, hijas e hijos, con la valentía suficiente para implicarse en casos de derechos humanos estigmatizados por las autoridades. Ponemos cara a algunos de ellos.

1. Wang Yu y su esposo Bao Longjun, con un hijo adolescente

 

Descrita como “valerosa y audaz” por quienes la conocen, el activismo de la destacada abogada de derechos humanos china Wang Yu comenzó tras una experiencia personal de injusticia.

En 2008, Wang Yu fue agredida en la ciudad de Tianjin, en el norte de China, por exigir subir a bordo de un tren para el que tenía un billete válido. Presentó una denuncia ante la policía pero después fue encarcelada durante dos años y medio. Mientras estaba en la cárcel, fue testigo de los malos tratos y la tortura que se infligían a las personas recluidas. Estos hechos pusieron en marcha una incansable carrera de defensa de casos clave de derechos humanos que el gobierno chino consideraba “delicados”, entre ellos la defensa del conocido estudioso uigur Ilham Tohti y el caso de la activista de derechos humanos Cao Shunli, que murió bajo custodia tras habérsele negado ayuda médica adecuada.

El esposo de Wang Yu, Bao Longjun, también abogado de derechos humanos, inició su activismo durante el encarcelamiento de su esposa, trabajando para conseguir su liberación. Tras la liberación de Wang Yu en 2011, ambos comenzaron a actuar profesionalmente en algunas de las causas judiciales más delicadas de China.

Los dos están recluidos por cargos relacionados con la seguridad del Estado y se les ha negado el acceso a abogados y familiares.

© Amnistía Internacional
© Amnistía Internacional
© Amnistía Internacional

2. Wang Quanzhang, casado y con un hijo

Al igual que Wang Yu, Wang Quanzhang es un abogado del bufete Fengrui, de Pekín, y ha actuado como defensor en casos de derechos humanos que el gobierno chino consideraba delicados, entre ellos los de practicantes de Falun Gong, movimiento espiritual perseguido y proscrito en China. También se ha ocupado de casos que afectaban a miembros del Movimiento Nuevos Ciudadanos, red no estructurada de activistas de base que fueron perseguidos a partir de 2014.

Por su actuación profesional en estos casos de “parias”, ha sido objeto de intimidación, como ser expulsado de un tribunal cuando representaba a clientes de Falun Gong y ser golpeado por la policía.


El 10 de julio del año pasado, las fuerzas de seguridad lo capturaron durante una redada de miembros del personal del despacho pequinés Fengrui. Lo pusieron bajo vigilancia domiciliaria y después lo detuvieron formalmente, en enero de este año, por el cargo de “subvertir el poder del Estado”. Como a Wang Yu y Bao Longjun, se le ha negado el acceso a abogados y familiares desde que está recluido.

© Badiucao

3. Li Heping, casado, con un hijo y una hija

Este abogado del estudio jurídico Beijing Global aceptó, como muchos de los afectados por la represión en China, casos considerados delicados y que muchos no tocarían en la China continental. Entre otros, ha defendido a cristianos y adeptos de Falun Gong, al conocido disidente y abogado de derechos humanos Gao Zhisheng y al activista ciego Chen Guangcheng.

Por su trabajo de defensa de los derechos humanos, ha sido reconocido por la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), financiada por el Congreso de Estados Unidos, y el Consejo de Colegios y Sociedades de Abogados de Europa. Li Heping también se vio atrapado en la ofensiva generalizada del año pasado. Puesto bajo vigilancia domiciliaria tras ser capturado el 10 de julio, fue detenido formalmente el 8 de enero de este año. Un mes después de su detención, se informó a los abogados de Li Heping de que su cliente había prescindido de sus servicios, aunque ellos no han podido verificar personalmente este extremo.

© Badiucao

4. Zhao Wei, casada

 

Animada por el deseo de ayudar a las personas vulnerables, Zhao Wei, de 25 años de edad, participó en campañas relacionadas con cuestiones sociales cuando era estudiante de periodismo en el este de china. Su floreciente interés por las cuestiones de derechos humanos en china la estimuló a unirse al bufete Beijing Global tras su graduación, y trabajó como asistente jurídica del abogado detenido Li Heping.

Las autoridades chinas la recluyeron el 10 de julio del año pasado, el mismo día de la detención de Li Heping, y el 8 de enero se decretó su detención formal por el cargo de “subvertir el poder del Estado”. Desde entonces, las autoridades chinas han intentado obstruir el trabajo del abogado de Zhao Wei. Tampoco han obtenido respuesta las peticiones de su abogado y sus familiares a las autoridades penitenciarias para que investiguen los informes de que Zhao Wei podría haber sufrido acoso sexual bajo custodia. El 8 de julio de 2015, Zhao Wei fue liberada. 

© Badiucao
Wang Yu, abogada de derechos humanos china
LOS HECHOS NO PUEDEN DISTORSIONARSE FÁCILMENTE; ¿CÓMO PODEMOS PERMITIR QUE SE OCULTE LA VERDAD?

CHINA: INNOVANDO EN LA REPRESIÓN. 

PIDE A LAS AUTORIDADES DE CHINA QUE LIBEREN INMEDIATAMENTE A LOS INTEGRANTES DE LA ABOGACÍA Y A LOS ACTIVISTAS DETENIDOS POR SU TRABAJO EN DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS.

 firma