Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Idlib: ¡Millones de personas necesitan protección ya!

30 de mayo de 2019

Desde febrero de 2019, el Gobierno sirio, apoyado por Rusia, ataca zonas densamente pobladas, instalaciones médico-sanitarias, escuelas y panaderías en Idlib, el último gran territorio en manos de grupos armados en el noroeste de Siria junto a la frontera con Turquía. Estos ataques han matado y herido a numerosos civiles y han obligado a desplazarse a al menos 320.000 personas. Al menos 15 instalaciones sanitarias han reportado haber sufrido daños o haber sido destruidas y más de 16 organizaciones humanitarias han suspendido sus operaciones desde principios de mayo de 2019.

Desde 2011, 700.000 personas han buscando refugio en Idlib huyendo de la violencia en otras zonas de Siria; otras llegaron desplazadas, en algunos casos a la fuerza, como parte de los acuerdos de evacuación alcanzados entre el gobierno y los grupos armados en ciudades como Homs, Alepo, Guta oriental y Daraa. La población de Idlib ha alcanzado los 3 millones de personas, incluidos 1,3 millones de personas desplazadas internas, muchas de las cuales viven en campamentos y dependen de la ayuda que entra por la frontera turca.

En marzo de 2017, Irán, Turquía y Rusia, los tres promotores de las conversaciones de Astana, designaron a Idlib "zona de distensión" y establecieron puestos de observación militar para asegurar que el gobierno sirio y los grupos armados respetaban el alto el fuego. Pero desde enero de 2018 las fuerzas gubernamentales han realizado ataques aéreos y terrestres ilegales, incluido un ataque químico en Saraqeb el 5 febrero de 2018. Cientos de civiles han muerto a causa de coches bomba y enfrentamientos entre grupos armados.

En julio de 2017, Turquía cerró sus fronteras con Idlib después de la captura de la provincia por el grupo armado Hay’at Tahrir al- Sham, lo que supuso la suspensión temporal de la ayuda humanitaria. Teniendo en cuenta las tácticas de asedio y de llevar a la población al borde de la inanición, empleadas repetidamente por el gobierno sirio en todas sus ofensivas militares para recuperar territorio controlado por diferentes grupos armados, el destino de millones de civiles en Idlib está ahora en peligro.

Ataques deliberados contra hospitales

El gobierno sirio, apoyado por Rusia, está llevando a cabo ataques delibeados y sistemáticos contra hospitales y otros centros médicos en Idlib y Hama.

“Bombardear hospitales que están cumpliendo con su función médica es un crimen de guerra. Estos últimos ataques han eliminado las esperanzas de vida de civiles que necesitan desesperadamente asistencia médica. Son parte de un patrón perfectamente establecido de ataques dirigidos contra centros médicos para agredir sistemáticamente a la población civil y constituyen crímenes de lesa humanidad”, ha señalado Lynn Maalouf, directora de investigación para Oriente Medio de Amnistía Internacional.

Miembros del personal de cuatro hospitales en Idlib y Hama han contado a Amnistía Internacional que han sido atacados a pesar de haber compartido sus coordenadas con los gobiernos sirio y ruso.

De acuerdo con la ONU y con las organizaciones médicas sirias, al menos 15 hospitales han resultados dañados o destruidos en Idlib y Hama desde comienzos de mayo. La escalada en los ataques también ha llevado al desplazamiento de 180.000 personas. Al menos 16 organizaciones humanitarias han suspendido sus operaciones en Idlib debido a los ataques, empeorando la ya de por sí trágica situación, con al menos un millón y medio de personas necesitadas de ayuda humanitaria urgente.

Leer más

¿QUIÉN ESTÁ EN IDLIB AHORA?

IDLIB EN NÚMEROS

2,5 MILLONES

de civiles

1,3 millones

personas desplazadas internamente

MÁS DE 13

campos para personas desplazadas

Situación humanitaria

En 2019  al menos 1,5 millones de personas en Idlib necesitaban ayuda humanitaria por carecer de acceso a alimentos, agua y tratamientos médicos. El acceso a los servicios de salud se ha visto limitado como resultado de los ataques aéreos y terrestres a hospitales, así como a la escasez de provisiones médicas.

En toda esta zona se han levantado campos de personas desplazadas. En 2017, el gobierno turco cerró su frontera impidiendo así que la gente buscase refugio en Turquía. Como consecuencia de ello se levantaron varios campos en el norte de Idlib, cerca de la frontera. Hoy estos campos acogen al mayor número de personas desplazadas internamente que huyen de la violencia en toda Siria.
Muchos campos tienen acceso restringido a alimentos y agua, y a medios de calefacción adecuados en invierno. Muchas de las escuelas en los campamentos tuvieron que cerrar debido a la falta de financiación, dejando a niños y niñas sin acceso a la educación. En algunos campos el grupo armado Hay'at Tahrir al-Sham ha realizado incursiones y detenciones, mientras que otros campos se han visto expuestos a bombardeos.

Post de Mohammad Yusra, trabajador humanitario sirio

Mohammad Yusra, trabajador humanitario sirio, es uno de los tres millones de civiles que viven actualmente en la provincia de Idlib, atrapados entre las fuerzas pro-gubernamentales y la frontera cerrada de Turquía.

Lee el post

VIOLACIONES en IDLIB

_______

Enfrentamientos entre grupos armados que causan daños a civiles

_______

Ataques aéreos sirios y rusos en zonas civiles y hospitales

_______

Secuestro de civiles por grupos armados

¡ACTÚA!

Pide a los presidentes Putin, Erdogan y Rouhani – los tres promotores de las conversaciones en Astana – que garanticen protección a la población civil durante cualquier operación militar en Idlib. Estas personas ya han sufrido demasiado. Ahora debemos mantenerlas a salvo.

Hombre desplazado de Damasco a Daraa, de allí a Qunaitra y finalmente a Idleb
Aquí no estamos seguros. [Los grupos armados] asaltan nuestras casas y secuestran a personas, acusándolas de apoyar al gobierno o al Estado Islámico, o de ser miembros del Ejército Sirio de Liberación.
Ver más contenidos