Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Podcast semanal

CC by Patrick Breitenbac, vía Flickr

(08.12.2017)

Amnistía Internacional, informativo semanal a 8 de diciembre de 2017

 

Estas son las noticias más relevantes de la semana. En el contexto del 10 de diciembre, día de los derechos humanos, Amnistía Internacional declara que hoy en día defender los derechos humanos tiene un riesgo enorme, pero es más necesario que nunca. En el último año los gobiernos han atacado los derechos humanos de forma constante y han personalizado sus ataques en quienes defienden los derechos de todas las personas. En Filipinas, continúa la sangrienta guerra contra las drogas liderada por su presidente, que se ha cobrado ya miles de víctimas. Y terminamos en Grecia, cuando se viene un nuevo y duro invierno para las personas refugiadas ante la indiferencia de la Unión Europea.

 

Un año difícil para los derechos humanos

Con motivo del día internacional de los derechos humanos, que se celebra el 10 de diciembre, Amnistía Internacional en España hace un balance de la situación de los derechos humanos en el mundo.

Hoy en día defender los derechos humanos tiene un riesgo enorme, pero es más necesario que nunca.

Las consecuencias de la retórica del “nosotros contra ellos” con que se elabora la agenda política en todo el mundo ha fomentado un retroceso general en materia de derechos humanos y debilitado peligrosamente la respuesta global a las atrocidades masivas.

Frente a este panorama, la organización ofrece la resistencia pacífica y activa de la movilización y pide a la gente que se oponga a los abusos y que proteste. Hoy es un día clave para demostrarlo y por eso hay millones de activistas de la organización en más de 100 países de todo el mundo y en 70 ciudades de España que están exigiéndolo con la participación en acciones de calle.

Ataques generalizados contra quienes defienden los derechos humanos

Estados de todo el mundo están incumpliendo su deber de proteger de manera efectiva a quienes defienden los derechos humanos, lo que da lugar a una escalada de asesinatos y desapariciones forzadas que se podrían prevenir. Amnistía Internacional denuncia el riesgo creciente al que se exponen los defensores y las defensoras de los derechos humanos: personas de todo tipo y condición que trabajan para promover y defender los derechos humanos.

La denuncia recoge testimonios de amigos, familiares y compañeros de defensores y defensoras de los derechos humanos que han muerto o han desaparecido, entre los que hay personas defensoras del medio ambiente, activistas en favor de los derechos de las personas LGBTIQ y de las mujeres y profesionales del periodismo y la abogacía. Muchos de los testimonios describen cómo las autoridades han ignorado reiteradamente las peticiones de protección de las víctimas y cómo los atacantes han eludido la acción de la justicia, alimentando una espiral mortal de impunidad.

Mortífera guerra contra las drogas en Filipinas

La Corte Penal Internacional debe abordar con carácter de urgencia un examen preliminar de los crímenes de lesa humanidad —incluido el asesinato de decenas de niños y niñas— perpetrados durante la mortífera “guerra contra las drogas” del presidente de Filipinas Rodrigo Duterte.

La policía ha matado a miles de personas desde que Duterte subió al poder en junio de 2016, pero ni un solo agente ha rendido cuentas por ninguno de los crímenes cometidos.

Ya es hora de que entren en juego los mecanismos de la justicia internacional para acabar con la matanza que se está produciendo en las calles de Filipinas poniendo a sus perpetradores en manos de la justicia.

Nuevo y cruel invierno para miles de refugiados en Grecia

A fecha de 1 de diciembre, los puntos críticos de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos acogen a 7.400 personas más de las previstas: hay 12.981 personas en centros con capacidad para sólo 5.576. Miles de personas, entre ellas mujeres solas o que son cabeza de familia y niños y niñas de muy corta edad, viven en tiendas de campaña para el verano, donde duermen prácticamente en el suelo, expuestas al frío, la humedad y la lluvia a medida que el tiempo empeora.

Este será el segundo invierno que las personas solicitantes de asilo tengan que pasar en las islas, en centros inadecuados, desde que entró en vigor el acuerdo UE-Turquía en marzo de 2016. El invierno pasado murieron tres hombres en Lesbos en los seis días transcurridos del 24 al 30 de enero.

Las autoridades griegas y de la Unión Europea se han remitido a acuerdo UE-Turquía para justificar la política de contención. Aplicada en el contexto del acuerdo, esta política obliga a las personas solicitantes de asilo que llegan a las islas griegas a permanecer en ellas hasta que se tome una decisión sobre sus solicitudes, con independencia de que haya o no allí capacidad de alojamiento o acceso adecuado a servicios.

Algunas de las personas que llegaron a las islas en los primeros días de la aplicación del acuerdo llevan ya 20 meses atrapadas allí.

 

Ver en línea : Amnistía Internacional

 

 

<- Volver a la lista