Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Podcast semanal

CC by Patrick Breitenbac, vía Flickr

(04.11.2016)

Amnistía Internacional, informativo semanal a 4 de noviembre de 2016

Éstas son las noticias más relevantes de la semana: En Italia los refugiados y migrantes son víctimas de palizas y expulsiones ilegales ante la presión de la Unión Europea de utilizar mano dura contra estas personas. En Siria es necesario poner fin a los ataques de grupos armados contra la ciudad de Alepo. En Turquía es necesario el cese del abuso de poder en el control de los medios de comunicación. En Irak, el uso de fósforo blanco constituye un gran peligro para la población civil.

 

Italia: Palizas y expulsiones ilegales ante la presión de la UE para usar mano dura con refugiados y migrantes

Comenzamos este repaso informativo en Italia. La presión de la Unión Europea para que el país aplique “mano dura” a las personas refugiadas y migrantes ha dado lugar a expulsiones ilegales y a malos tratos que, en algunos casos, pueden constituir tortura.

Entre las numerosas denuncias de abusos documentadas se incluyen palizas, descargas eléctricas y humillación sexual. Además, se exige a Italia que tome las huellas dactilares a todas las personas recién llegadas al país. Una práctica para la que en ocasiones se emplea la detención arbitraria, la intimidación y la fuerza física excesiva para coaccionar a hombres, mujeres, e incluso niños y niñas.

Siria: Hay que poner fin a los ataques de grupos armados contra la ciudad de Alepo

Seguimos ahora en Siria. La ofensiva lanzada a finales de octubre contra la zona oriental de la ciudad de Alepo por grupos armados de oposición se caracteriza por ataques indiscriminados contra áreas civiles. Estos ataques no pueden justificarse como vía para romper el cerco que ha desencadenado una crisis humanitaria en esta parte de la ciudad.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde que comenzó la ofensiva, hasta 48 personas, 17 niños y niñas entre ellos, han muerto en zonas civiles de Alepo oriental, controlado por el gobierno.

Turquía: Última detención de periodistas, “flagrante abuso de poder”

Nuestra siguiente parada es Turquía. La detención de 11 periodistas y trabajadores del único periódico importante de la oposición que quedaba en Turquía forma parte de un intento sistemático en curso de silenciar todas las voces críticas.

Ésta es la oleada más reciente de la purga posterior al golpe de Estado, que ha convertido el panorama periodístico de Turquía. Amnistía Internacional pide el cese del abuso de los poderes de excepción para cerrar medios de comunicación. Además, los más de 130 periodistas actualmente detenidos en espera de juicio deben ser puestos en libertad de inmediato.

Irak: El uso de fósforo blanco constituye un gran peligro para la población civil

Terminamos este repaso en Irak. El uso de municiones de fósforo blanco en torno a la ciudad de Mosul podría constituir un peligro mortal para los civiles que huyan de los combates en los próximos días y semanas. El fósforo blanco es una substancia incendiaria, que arde a temperaturas extremadamente altas al contacto con el aire.

Amnistía internacional ha puesto de relieve que el fósforo blanco es una substancia especialmente peligrosa por los efectos indiscriminados que puede tener, por lo que su uso en las proximidades de concentraciones de civiles constituye un ataque indiscriminado y puede ser un crimen de guerra.

 

Ver en línea : Amnistía Internacional

 

 

<- Volver a la lista