Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Podcast semanal

CC by Patrick Breitenbac, vía Flickr

Producido en colaboración con la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid.

(14.12.2018)

Amnistía Internacional, informativo semanal a 14 de diciembre de 2018

Estos son los temas más destacados de la semana: Analizamos la situación de los derechos humanos en 2018. Un año protagonizado por la lucha de las mujeres activistas en todo el mundo. Además, el barco Aquarius se ha visto obligado a poner fin a sus operaciones. Y terminaremos en Sudán del Sur, donde en 2018 se han ejecutado a siete personas, entre ellas un niño.

Situación de los derechos humanos en 2018: Una valiente lucha por los derechos de las mujeres hace frente a políticas opresivas y sexistas

Amnistía Internacional ha presentado su resumen de la situación los derechos humanos a lo largo del año. En él destaca el papel de las mujeres activistas de todo el mundo que han estado en la vanguardia de la batalla por los derechos humanos en 2018.

En India y Sudáfrica, miles de mujeres tomaron las calles para protestar contra la violencia sexual endémica. En Arabia Saudí e Irán, respectivamente, mujeres activistas se arriesgaron a ser detenidas por oponerse a la prohibición de conducir vehículos y al uso obligatorio del hiyab. En Argentina, Irlanda y Polonia, muchísimas mujeres se manifestaron para exigir el fin de la opresiva legislación sobre el aborto. En Estados Unidos, Europa y partes de Asia, millones se sumaron a la segunda marcha de mujeres convocada por el movimiento #MeToo / #YoTambién para reclamar el fin de la misoginia y los abusos. No obstante, el informe señala que no podemos celebrar el “tremendo auge del activismo de las mujeres” sin abordar lo que ha impulsado a tantas a movilizarse para reivindicar un cambio.

En España, las mujeres víctimas de violencia sexual se enfrentan a un laberinto de desinformación y desprotección. A pesar de que las últimas cifras sobre denuncias indican que éstas se han incrementado en 2018 un 30% y del reciente informe del Ministerio de Interior sobre 2017, que habla de un 29,8% más de agresiones desde 2012, lo cierto es que estos datos no revelan la magnitud real del problema de violencia sexual, que sigue invisibilizado en España.

Además, el caso de La Manada, en el que cinco hombres acusados de la violación en grupo de una mujer en Sanfermines fueran declarados culpables de abuso sexual, al considerar que no hubo violencia ni intimidación, sacó a las calles a miles de mujeres para exigir justicia, y provocó un debate en el gobierno para cambiar la legislación. Amnistía Internacional pide que esa reforma legislativa se centre en la protección de la autonomía y el consentimiento de las mujeres, tal y como establece el Convenio de Estambul.

2018 también ha sido un año en el que los actos de esos dirigentes mundiales “de mano dura” que están impulsando políticas misóginas, xenófobas y homófobas han vuelto a poner en peligro derechos y libertades reconocidos hace mucho tiempo.

El barco de búsqueda y salvamento Aquarius se ve obligado a poner fin a sus operaciones

En los dos últimos años, el Aquarius y sus tripulación han rescatado a casi 30.000 personas en el Mediterráneo. No obstante, este año se han ahogado más de 2.100. La gran mayoría de estas personas huían de la violencia, la tortura y la detención arbitraria en Libia.

Durante este tiempo, los gobiernos europeos no sólo no han fomentado la capacidad de búsqueda y salvamento, sino que además han ayudado a la guardia costera libia a hacer regresar a las personas a Libia y han obstaculizado activamente las operaciones emprendidas por iniciativas como el Aquarius para salvar vidas. Al hacerlo, los líderes europeos han revelado cuáles son sus verdaderas prioridades: el cierre de la ruta del Mediterráneo central a las personas refugiadas y migrantes, incluso a costa de una creciente cifra de muertes en el mar.

Niños y madres lactantes de Sudán del Sur, entre los blancos de la oleada de ejecuciones

El país ha llevado a cabo más ejecuciones este año que desde que obtuvo la independencia en 2011. Se sabe que en lo que va de 2018 se ha ejecutado a siete personas, entre ellas un niño. Es sumamente perturbador que la nación más joven del mundo haya adoptado esta práctica inhumana y desfasada y esté ejecutando a personas, incluso a niños, en un momento en el que el resto del mundo está abandonando este castigo horrendo.

Amnistía Internacional teme por la vida de otras 135 personas en espera de ejecución que a lo largo del año han sido trasladadas desde centros penitenciarios de todo el país a dos prisiones conocidas por llevar a cabo ejecuciones. El presidente de Sudán del Sur debe dejar de firmar órdenes de ejecución y poner fin a esta violación manifiesta del derecho a la vida.

Ver en línea : Amnistía Internacional