Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Suiza

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

Se devolvía a las personas migrantes y solicitantes de asilo cuyas solicitudes eran rechazadas, conculcando el principio de no devolución (non-refoulement). Seguía siendo motivo de preocupación el uso desproporcionado de la fuerza durante la expulsión de migrantes. Continuaron las críticas contra la propuesta del gobierno de crear una Institución Nacional de Derechos Humanos, porque no garantizaba su independencia.

En agosto, el Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó su preocupación por la “iniciativa de autodeterminación”, referéndum que estaba previsto llevar a cabo en 2018 y que implicaría la supremacía de la Constitución Federal sobre los tratados internacionales. El Comité pidió a Suiza introducir un mecanismo de control para garantizar que los referéndums se ajustaran al derecho internacional de los derechos humanos antes de proceder a la votación popular.

En mayo y junio, respectivamente, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa y el Comité de Derechos Humanos de la ONU instaron a Suiza a establecer una Institución Nacional de Derechos Humanos plenamente independiente, con un mandato lo suficientemente amplio y los recursos adecuados para cumplir con los Principios Relativos al Estatuto y Funcionamiento de las Instituciones Nacionales de Protección y Promoción de los Derechos Humanos (Principios de París). Las ONG expresaron preocupación por la falta de independencia plena de la Institución Nacional de Derechos Humanos, propuesta por el Consejo Federal (el gobierno) en junio.

Las autoridades devolvieron a varias personas solicitantes de asilo a otros Estados miembros del espacio Schengen en aplicación el Reglamento Dublín III (legislación de la UE en virtud de la cual se determina qué Estado miembro es responsable de examinar una solicitud de asilo), pero sin considerar debidamente sus lazos familiares en Suiza.

En abril, el Consejo Federal resolvió que la detención en 2016 de un matrimonio afgano junto con su bebé y el internamiento de sus otros tres hijos en un orfanato, con el objetivo de devolver a toda la familia a Noruega, había violado de manera desproporcionada su derecho a la vida familiar.

En octubre, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa exhortó a Suiza a mejorar la identificación y protección de las personas migrantes y solicitantes de asilo más vulnerables y a tener en cuenta las necesidades de las mujeres, los niños y las niñas en todas las decisiones y medidas relativas a la migración y el asilo. A los solicitantes de asilo menores de edad que estaban en centros de acogida federales siguió negándoseles el acceso a la educación.

En varios casos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Comité de la ONU contra la Tortura resolvieron que la devolución de personas cuyas solicitudes habían sido rechazadas, o de personas migrantes indocumentadas, a Sri Lanka, Sudán y Turquía violaba el principio de no devolución (non-refoulement) de personas a países donde corran peligro de sufrir violaciones graves de derechos humanos.

En agosto, el Comité de Derechos Humanos instó a Suiza a introducir un mecanismo independiente de presentación de quejas para examinar las alegaciones de uso ilegítimo de la fuerza por parte de la policía y para recoger datos exhaustivos y desglosados sobre el número de quejas, investigaciones y condenas. Asimismo, recomendó la introducción de una disposición que prohibiera y penalizara expresamente la tortura como delito independiente en el Código Penal.

En julio, la Comisión Nacional de Prevención de la Tortura, a pesar de constatar algunas mejoras, expresó su preocupación por el excesivo uso de la fuerza por parte de la policía, especialmente en el contexto de la expulsión de personas migrantes.

En marzo, la cámara alta del Parlamento Federal (Consejo de Estados) rechazó un proyecto de ley que prohibía el velo integral en todo el país.

En agosto, el Comité de Derechos Humanos instó a Suiza a introducir legislación exhaustiva contra la discriminación. Igualmente, recomendó a Suiza no someter a menores intersexuales a intervenciones médicas innecesarias y sin consentimiento para determinar su género.

En agosto, el Comité de Derechos Humanos recomendó a Suiza continuar combatiendo la violencia intrafamiliar, la mutilación genital femenina y los matrimonios forzados, así como facilitar la estancia de las mujeres migrantes que hubieran sufrido violencia en el ámbito familiar. En diciembre, Suiza ratificó el Convenio del Consejo de Europa sobre Prevención y Lucha contra la Violencia contra las Mujeres y la Violencia Doméstica (Convenio de Estambul).

Confederación Helvética
Jefa del Estado y del gobierno: Doris Leuthard (sustituyó a Johann Schneider-Ammann en enero)
Ver más contenidos