Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Nauru

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

Seguían atrapadas en Nauru personas refugiadas y solicitantes de asilo. El gobierno australiano las había enviado allí a la fuerza a pesar de los informes generalizados de abusos físicos, psicológicos y sexuales. En septiembre, 27 personas refugiadas fueron enviadas a Estados Unidos; en la isla permanecían más de 1.000.

En abril, un informe del Comité del Senado de Australia expuso numerosas denuncias de abusos físicos y sexuales, autolesiones y desatención sufridos por personas refugiadas y solicitantes de asilo en Nauru y Papúa Nueva Guinea. El comité concluyó que los principales factores que contribuían a esta situación eran las malas condiciones de vida, la incertidumbre acerca del futuro, un marco regulador inadecuado (incluidas las políticas de protección de la infancia), la falta de transparencia sobre las intervenciones que afectaban a las personas refugiadas y la falta de rendición de cuentas de las autoridades por los abusos. Al finalizar el año, ni las autoridades de Australia ni las de Nauru habían tomado medidas para remediar la situación.

Durante el año se recibieron informes de que la empresa multinacional española Ferrovial y su filial australiana Broadspectrum eran cómplices de los abusos contra las personas refugiadas en Nauru, y de que obtenían pingües beneficios con las políticas de Australia respecto a las personas refugiadas. Ferrovial manifestó que no renovaría el contrato a su vencimiento en octubre.1

En agosto, un médico informó de que a cuatro mujeres refugiadas se les estaba negando el traslado a Australia para abortar, práctica que en Nauru era ilegal.

En noviembre, una persona refugiada murió a causa de un accidente de motocicleta. Se abrió una investigación policial. Ese mismo mes, otra persona refugiada sufrió lesiones en la cabeza en un accidente de motocicleta.

En mayo se incrementaron en apelación las condenas a prisión a tres parlamentarios suspendidos, acusados y declarados culpables por manifestarse pacíficamente en 2015: de 3 a 22 meses para dos de ellos, y de 3 a 14 para el tercero. Su abogado anunció la intención de los tres acusados de recurrir las sentencias condenatorias y las penas impuestas ante el Tribunal Superior de Australia, última instancia de apelación en el sistema judicial de Nauru.

El personal de prensa que quería visitar Nauru seguía teniendo que abonar una tasa de visado no reembolsable de 6.089 dólares estadounidenses, lo cual restringía severamente la libertad de los medios de comunicación y obstaculizaba el escrutinio independiente de las políticas y prácticas de Nauru.

  1. Australia: I$la del Tesoro. Cómo se están beneficiando las empresas de los abusos a las personas refugiadas en Nauru por Australia (ASA 12/5942/2017)
República de Nauru
Jefe del Estado y del gobierno: Baron Waqa
Ver más contenidos