Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Guinea Bissau

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

Las persistentes tensiones políticas y violaciones de derechos humanos se atenuaron después de las elecciones de abril y la constitución de un nuevo gobierno en julio. Persistía la impunidad por violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado, entre ellas los homicidios políticos de 2009. Las tensiones sociales disminuyeron tras la reanudación de la ayuda internacional y el pago de parte de los salarios atrasados en el sector público.

Después de varios aplazamientos, en abril se celebraron finalmente las elecciones parlamentarias y presidenciales. El Partido Africano para la Independencia de Guinea-Bissau y Cabo Verde (PAIGC) ganó las elecciones parlamentarias. El vencedor de las elecciones presidenciales fue José Mário Vaz, del PAIGC, con el 61 por ciento de los votos.

En julio se levantaron las sanciones impuestas por la comunidad internacional tras el golpe de Estado de abril de 2012, y se reanudó la ayuda internacional. El nuevo gobierno comenzó a pagar los salarios atrasados a los funcionarios públicos, lo cual redujo la tensión social y la amenaza de huelgas.

En septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU prorrogó hasta noviembre el mandato de la Oficina Integrada de la ONU para la Consolidación de la Paz en Guinea-Bissau.

También en septiembre, el presidente Vaz destituyó al jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, general António Indjai, que había encabezado el golpe de Estado de abril de 2012.

Aunque la campaña electoral fue en gran medida pacífica, se tuvo noticia de que las fuerzas de seguridad amenazaron, propinaron palizas y secuestraron a políticos en el periodo preelectoral, al parecer con la intención de obtener mediante coacción el apoyo a ciertos candidatos presidenciales. En febrero, el presidente y otro miembro destacado del partido político Manifiesto del Pueblo afirmaron públicamente que habían recibido amenazas de muerte, que atribuyeron a los servicios de seguridad.

En marzo, agentes de seguridad secuestraron a Mário Fambé, miembro destacado del Partido de la Renovación Social, en la capital, Bissau, y lo llevaron al cuartel de la Marina, donde lo golpearon para persuadirlo de que apoyara al candidato preferido por ellos. Mário Fambé sufrió graves lesiones. Al día siguiente, unos soldados lo llevaron al hospital militar para que se le dispensara tratamiento y lo dejaron en libertad.

En mayo, la víspera de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, unos 12 miembros del PAIGC fueron golpeados por agentes de seguridad en dos incidentes distintos en Bissau y en la ciudad de Bafata, en el norte del país. Entre los agredidos había algunos parlamentarios elegidos en los recientes comicios y al menos dos mujeres.

No se llevó a cabo investigación alguna sobre estos incidentes.

Al terminar el año, nadie había rendido cuentas por las violaciones de derechos humanos cometidas en el contexto del golpe de Estado de 2012, ni por los homicidios políticos que tuvieron lugar desde 2009.

Al terminar el año no había entrado en vigor una ley sobre violencia intrafamiliar promulgada en enero.

En septiembre de 2014 quedaron en libertad nueve personas acusadas de un ataque contra una base militar en Bissau en octubre de 2012 y declaradas culpables en marzo de 2013 tras un juicio injusto por un tribunal militar. Tres fueron puestas en libertad tras una apelación ante el Tribunal Militar Superior, que aceptó que no existían pruebas de su participación en el ataque. Las seis restantes fueron liberadas dos semanas después en aplicación de un indulto presidencial.

En febrero, la relatora especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos visitó Guinea-Bissau y concluyó que la desigualdad de género y la discriminación eran los principales factores que subyacían a la pobreza. La relatora especial atribuyó la elevada tasa de mortalidad materna al hecho de que el 60 por ciento de las mujeres embarazadas no recibían atención antenatal adecuada. En agosto, el nuevo gobierno introdujo la atención médica gratuita para niños y niñas menores de cinco años, mujeres embarazadas y personas ancianas.

República de Guinea-Bissau
Jefe del Estado: José Mário Vaz (sustituyó a Manuel Serifo Nhamadjo en junio)
Jefe del gobierno: Domingos Simões Pereira (sustituyó a Rui Duarte de Barros en julio)