Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Bahamas

Información extraída de nuestro Informe 2016/17

Continuaron los malos tratos y otros abusos generalizados contra personas migrantes en situación irregular de países como Haití y Cuba. El pueblo bahameño votó “no” a la igualdad de género en materia de ciudadanía en un referéndum constitucional celebrado en junio. Persistía la discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales.

El 7 de junio, mediante referéndum, el pueblo bahameño votó “no” a la inclusión en la legislación de Bahamas de la igualdad de género en materia de ciudadanía. Las reformas propuestas —respaldadas por el gobierno— habrían reforzado la protección contra la discriminación por motivos de género.

El resultado mantenía la desigualdad en la legislación bahameña de manera que las mujeres y los hombres no transmitían la nacionalidad a sus hijos y cónyuges del mismo modo. El resultado ponía en peligro los derechos de las familias asociados a la ciudadanía. En particular, corrían riesgo de ser separadas las familias con miembros de diversas nacionalidades y los niños y las niñas nacidos en el extranjero de padres bahameños.

Persistían la estigmatización y la discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI).

En abril, una agrupación de activistas fundó el grupo Bahamas Transgender Intersex United. Tras ofrecer su primera conferencia de prensa, algunos integrantes del grupo denunciaron haber recibido amenazas de miembros del público. En mayo, un diputado sugirió que las personas transgénero se exiliaran a otra isla.

Algunos grupos locales de derechos humanos expresaron temor por la vigilancia ejercida por el gobierno en Internet. En agosto, el Tribunal Supremo resolvió que el ministro de Educación había vulnerado los derechos constitucionales a la intimidad y a la libertad de expresión de miembros de un grupo ecologista al obtener su correspondencia electrónica privada y leerla en el Parlamento. Los ministros alegaron que el grupo pretendía desestabilizar al gobierno, y sostuvieron que las prerrogativas parlamentarias les permitían leer correos electrónicos confidenciales. El Tribunal sostuvo que los privilegios parlamentarios están subordinados a la supremacía de la Constitución, y ordenó la destrucción de la correspondencia. Al finalizar el año, aún no estaba claro cómo había obtenido el gobierno los correos electrónicos.

En noviembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dictó medidas cautelares en favor de miembros de un grupo ecologista que habían denunciado haber recibido amenazas contra su vida y su integridad física a causa de su trabajo como defensores de los derechos humanos. El gobierno, en respuesta, declaró que las denuncias estaban tergiversadas.

Mancomunidad de las Bahamas
Jefa del Estado: reina Isabel II, representada por Marguerite Pindling
Jefe del gobierno: Perry Gladstone Christie