Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Un año después de ser condenada, Chelsea Manning debe quedar en libertad

Foto de las manos de Chelsea Manning después de escuchar su condena en agosto de 2013. AP Photo/Patrick Semansky)

Cuando se cumple exactamente un año desde que Chelsea Manning fue condenada por filtración de material clasificado del gobierno, Amnistía Internacional reitera su llamamiento a las autoridades estadounidenses para que le concedan el indulto, la liberen de inmediato e investiguen con urgencia las posibles violaciones de derechos humanos que las filtraciones han dejado al descubierto.

Chelsea Manning lleva un año cumpliendo condena en prisión por revelar información que incluía pruebas de posibles violaciones de derechos humanos y de infracciones del derecho internacional. Al divulgar información clasificada a través de Wikileaks, Manning dio a conocer al mundo abusos cometidos por el ejército estadounidense, contratistas militares y tropas iraquíes y afganas que actuaban junto a las fuerzas estadounidenses.

“Es absolutamente indignante que Manning se esté consumiendo entre rejas actualmente mientras que las personas a las que contribuyó a poner en evidencia, que podrían ser culpables de violaciones de derechos humanos,  disfrutan de impunidad”, ha dicho Erika Guevara-Rosas, directora del Programa de Amnistía Internacional para América.

“El gobierno de Estados Unidos debe conceder el indulto a Chelsea Manning, ordenar su liberación inmediata y poner en marcha una investigación exhaustiva e imparcial sobre los delitos que destapó.”


Tras ser declarada culpable de 20 cargos distintos, Chelsea Manning fue condenada a 35 años de cárcel, pena muy superior a las que se han impuesto a otros miembros de las fuerzas armadas por cargos como asesinato, violación o crímenes de guerra.

Chelsea Manning llevaba tres años en reclusión preventiva cuando fue declarada culpable
, incluido un periodo de 11 meses en condiciones que el relator especial de la ONU sobre la tortura calificó de crueles e inhumanas.

Chelsea Manning ha sostenido en todo momento que entregó los documentos a Wikileaks debido a su preocupación por el interés público y  para promover un debate sustancial sobre el costo de la guerra y la conducta de las fuerzas armadas estadounidenses en Irak y Afganistán.

Entre los documentos revelados por la soldado Manning destacaron las imágenes inéditas de periodistas y otros civiles muriendo por ataques de helicópteros estadounidenses.

Ahora Chelsea Manning trabaja activamente con sus abogados para impugnar su condena.

“El gobierno estadounidense parece tener distorsionadas sus prioridades. Castigando con semejante dureza a Chelsea Manning transmite el preocupante mensaje de que no se tolerarán las filtraciones para denunciar irregularidades. Por otra parte, si no investiga las denuncias surgidas a partir de las revelaciones de Chelsea Manning, los posibles responsables de delitos de derecho internacional, incluidas torturas y desapariciones forzadas, pueden quedar impunes”, ha afirmado Erika Guevara.

“Un año después de que Chelsea Manning fuera declarada culpable pedimos al gobierno estadounidense una vez más que le conceda el indulto en reconocimiento de los motivos que la llevaron a actuar de ese modo y del tiempo que ya ha cumplido en prisión.”

Información complementaria

Amnistía Internacional ya ha dicho anteriormente que considera excesiva la condena a 35 años de cárcel y que debería ser conmutada por el tiempo cumplido en prisión. La organización opina que se formularon cargos excesivos contra Chelsea Manning en virtud de una anticuada legislación aplicada a la traición y que en el juicio se le negó la oportunidad de alegar el interés público como eximente.

Además, la legislación estadounidense brinda escasa protección a quienes verdaderamente denuncian irregularidades, y este caso pone de relieve la necesidad de reforzar en Estados Unidos las medidas de protección de quienes divulgan información que la sociedad tiene derecho a conocer.

Es fundamental que el gobierno de Estados Unidos deje de utilizar la Ley de Espionaje para procesar a quienes, como Chelsea Manning, revelan información para denunciar irregularidades.

Cómo puedes ayudar