Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

UE: Las reformas europeas sobre asilo deben mejorar la vida de las personas refugiadas

Personas refugiadas se cobijan en una terminal de autobuses en Grecia © AI / Olga Stefatou

Las reformas propuestas al sistema de asilo europeo presentadas hoy por la Comisión Europea deben servir de oportunidad para lograr una distribución más justa y mejores condiciones para las personas refugiadas en Europa. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional.

“Resultaría absolutamente insostenible que las reformas propuestas mantuvieran básicamente la situación actual. El perseverar con un sistema que ha dejado a 50.000 personas refugiadas atrapadas en Grecia en condiciones terribles es ni más ni menos una locura”, ha manifestado John Dalhuisen, director para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional. “Esta no puede ser otra oportunidad perdida más de afrontar realmente las dificultades con las que se encuentran las personas refugiadas que llegan a Europa.”

“Es totalmente injusto esperar que los países europeos en primera línea, que ya están luchando por manejar esta crisis, sean los que lleven la mayor carga, mientras otros eluden dar todo su apoyo tanto a las personas refugiadas como a los países que las acogen.”

Las propuestas de reforzar el reparto de responsabilidades entre los países de la UE van básicamente en la buena dirección, pero existe la posibilidad de que se introduzcan numerosos puntos negros a la hora de plasmar los detalles, especialmente si se basan de manera considerable en las sanciones y la coacción.”

“Cuando se trata de crear un único procedimiento común de concesión de asilo, existe un peligro real de que el impulso sea armonizar a la baja, en un intento de hacer a la UE inaccesible para los solicitantes de asilo. Esto es algo a lo que hay que oponerse.”

Amnistía Internacional considera que toda reforma del sistema europeo de asilo debe respetar el derecho de asilo, garantizar que las personas que solicitan asilo se distribuyen de manera justa entre todos los Estados miembros de la UE, que se respetan sus derechos humanos y que estas personas son bienvenidas e integradas de manera efectiva en sus comunidades de acogida.