Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

UE: Es hora de erradicar el comercio de tortura

© Robin Ballantyne/Omega Research Foundation

El Parlamento Europeo debe votar a favor de la adopción de medidas para reforzar el histórico reglamento de la Unión Europea contra el comercio de material que puede utilizarse para infligir tortura o malos tratos o para llevar a cabo ejecuciones, han manifestado Amnistía Internacional y la Fundación de Investigación Omega.

El martes, 4 de octubre, el Parlamento Europeo someterá a debate y votación en sesión plenaria las reformas finales del Reglamento (CE) 1236/2005 sobre el comercio de tortura, aceptadas por el Consejo de la UE.

“El mercado global ofrece abundante material siniestro, como cadenas para tobillos y porras con púas, que puede convertirse fácilmente en instrumentos de tortura. Imponer restricciones de la UE más estrictas a la venta, corretaje y promoción de estos dispositivos nos acercará un poco más al objetivo de erradicar este vergonzoso comercio”, ha señalado Ara Marcen Naval, asesora de promoción para Control de Armas, Comercio de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

 

Amnistía Internacional y Omega han hecho campaña para que se subsanen las deficiencias del Reglamento actual, entre ellas las que permiten a las empresas con sede en la UE y a las que comercian en la UE promover abiertamente el material en ferias de armas, exposiciones e Internet dentro de la UE, cuando la importación y exportación de ese material están prohibidas por la UE.

Por ejemplo, en el salón Milipol de París de noviembre de 2015 se distribuyeron catálogos donde se promocionaba material prohibido, como esposas para pulgares, porras con púas y grilletes con pesos, e incluso se expusieron físicamente durante el evento un juego de esposas para tobillos con pesos y un escudo con púas. A fecha de 28 de septiembre, el sitio web de la empresa alemana PKI Electronic Intelligence GmbH seguía anunciando esposas aturdidoras de 60.000 voltios con el escalofriante eslogan de "¡Jamás se ha visto detener tan rápidamente a alguien que intenta fugarse!".

El conjunto de reformas que se someterá a votación en el Parlamento Europeo incluye diversas medidas en favor de las cuales vienen presionando Amnistía Internacional, Omega y otras organizaciones.

La Comisión, el Parlamento y los Estados miembros deben ahora garantizan que los productos prohibidos concebidos para infligir dolor y sufrimiento o con los que sea probable que se inflija no se exhibirán ya despreocupadamente en las ferias comerciales de la UE ni serán promocionados en Internet por empresas de la UE”, ha afirmado el Dr. Michael Crowley, de Omega.

“Pedimos a todos los órganos e instituciones de la UE, así como a sus 28 Estados miembros, que garanticen que las nuevas medidas adoptadas en virtud del Reglamento reforzado se aplican plenamente y de manera efectiva e inmediata.”

Otras reformas positivas del proyecto de Reglamento que Amnistía Internacional y Omega apoyan son:

  • La prohibición expresa del tránsito por la UE de material concebido específicamente para infligir tortura o malos tratos o llevar a cabo ejecuciones.
  • La prohibición de las actividades de corretaje de las empresas con sede en la UE con productos prohibidos que no tocan suelo de la UE.
  • La prohibición de proporcionar capacitación y asistencia técnica en el uso de material prohibido.
  • El establecimiento de un “procedimiento de urgencia” que permita a la UE aplicar con mayor rapidez medidas de control ante nuevos tipos de material que se consideren intrínsecamente abusivos.

Amnistía Internacional y Omega piden que se adopten aún más medidas para cumplir los objetivos del Reglamento. Una de ellas es que se prohíba a las empresas de la UE impartir a la policía y las fuerzas de seguridad de todo el mundo capacitación en técnicas que quepa calificar de tortura u otros malos tratos.

Por ejemplo, en unos vídeos de sesiones de capacitación disponibles en el sitio web de una empresa checa se enseña a los participantes a aplicar presión en la garganta a un preso con una técnica de inmovilización de “llave de presa”. Este tipo de capacitación no está prohibido actualmente, aun cuando la técnica en cuestión parece contravenir las recomendaciones del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura.

Amnistía Internacional y Omega piden también a las instituciones y los Estados miembros de la UE que tomen medidas para detener el comercio global de tortura.

En la mayoría de los Estados, el control del comercio internacional de material de seguridad y para la aplicación de ley es mucho menos riguroso que el del comercio de armas y municiones militares convencionales.

“Los líderes de la UE están estableciendo firmes estándares regionales con estas nuevas normas, que podrían servir de ejemplo a otros Estados no pertenecientes a la UE. Es hora de que la UE tome postura y contribuya a poner fin al comercio de tortura”, ha añadido Ara Marcen-Naval.

Información complementaria

El histórico Reglamento (CE) 1236/2005 del Consejo es el único mecanismo regional jurídicamente vinculante del mundo, establecido para combatir el comercio de dispositivos para la “aplicación de la ley” sin otro uso práctico que infligir tortura u otros malos tratos o llevar a cabo ejecuciones y para controlar el comercio de dispositivos que pueden tener un uso legítimo pero a los que se puede dar fácilmente un uso indebido con tales fines.

El Parlamento Europeo someterá a debate y votación en sesión plenaria, el 4 de octubre en Estrasburgo, un conjunto de reformas acordadas entre negociadores del Parlamento y el Consejo este mismo año en conversaciones informales “a tres bandas”.

Cómo puedo ayudar