Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Ucrania: Debe investigarse ataque letal de artillería contra autobús civil

Al parecer, en el ataque se empleó un sistema de artillería Grad no guiado © Demotix

El ataque de artillería cometido en Ucrania oriental contra un autobús, en el que murieron 10 civiles y resultaron heridos 18, debe ser investigado urgentemente, pues podría constituir una violación del derecho internacional humanitario, ha declarado Amnistía Internacional.

Al parecer, en el ataque se empleó un sistema de artillería Grad no guiado, aunque no está claro aún de dónde procedía. El proyectil impactó en un autobús civil que estaba en un control militar de las fuerzas favorables a Kiev en la localidad de Volnovaja.

“El mundo necesita saber la verdad de este trágico incidente, que debe investigarse de forma exhaustiva, imparcial e independiente, como una posible violación de las leyes de la guerra”, afirmó Denis Krivosheev, director adjunto del Programa Regional para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

Los responsables de este incidente no adoptaron medidas para proteger a los civiles, como exige el derecho internacional humanitario, o actuaron deliberadamente, lo que constituiría un crimen de guerra.”

Las fotos difundidas en los medios sociales tras el ataque mostraban el autobús con las ventanillas destrozadas y un lateral agujereado con señales de metralla; se podía ver sangre sobre la nieve junto al vehículo.

Poco después del ataque, algunos sitios web de noticias favorables a los separatistas informaron de que el control ucraniano había sido destruido. Pero según los informes, un alto representante de la autoproclamada República Popular de Donetsk, autoridades de facto de la zona, declaró posteriormente que su artillería no pudo alcanzar el control.

A pesar de que en septiembre de 2014 se acordó un alto el fuego simbólico en Ucrania oriental, desde esa fecha han perdido la vida más de 1.400 personas, pues ambas partes cometen un número creciente de ataques de represalia. En total, casi 5.000 personas han muerto desde que estalló el conflicto el año pasado.