Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Turquía: Las negociaciones, un paso positivo para resolver la crisis de derechos humanos

Activistas de Amnistía Internacional se manifiestan para pedir que se respeten los derechos humanos en Turquía. © Graham Seely

Amnistía Internacional expresa su satisfacción por el hecho de que el primer ministro turco se haya reunido con varios intelectuales para intentar solucionar amistosamente la situación de bloqueo en que se encuentra el enfrentamiento entre los manifestantes y las autoridades turcas con respecto a la ocupación del parque Gezi, que ha entrado en su tercera semana.


La situación ha llegado a un punto muerto con la decisión de los manifestantes de continuar con su protesta pacífica hasta que se hayan satisfecho sus exigencias y la insistencia de las autoridades de que cesen las manifestaciones.


La Plataforma de Solidaridad con Taksim exige que el espacio siga siendo un parque, que termine la violencia policial y que se respeten los derechos a la libertad de expresión y reunión. También pide que los funcionarios considerados responsables de abusos contra manifestantes pacíficos sean retirados de sus cargos.


Amnistía Internacional considera que las negociaciones son un primer paso positivo de las autoridades tras semanas de declaraciones hostiles hacia los manifestantes, negación de su derecho a protestar pacíficamente y uso excesivo de la fuerza por parte de la policía contra manifestantes pacíficos. Sin embargo, la organización señala que, mientras las negociaciones progresaban, la policía estaba utilizando la fuerza contra manifestantes pacíficos en Ankara.


Amnistía Internacional renueva su llamamiento para que las autoridades respeten el derecho de quienes protestan a continuar manifestándose pacíficamente y se comprometan a poner fin al uso abusivo de la fuerza por parte de la policía contra los manifestantes en Estambul y en otros lugares.


Amnistía Internacional también expresa su satisfacción por las noticias de que el primer ministro turco se ha comprometido a garantizar que se investigarán los abusos policiales y que los responsables de dichos abusos serán puestos a disposición judicial, una actitud que contrasta profundamente con anteriores declaraciones suyas en las que pedía que la policía hiciera aún mayor uso de la fuerza contra los manifestantes.